Entrevista a Eulalio Fernández, pregonero de las Fiestas de Añora

“Me siento privilegiado de haber nacido y crecido en un pueblo como Añora”

EMILIO GÓMEZ
AÑORA


El decano de la Facultad de Filosofía y Letras, Eulalio Fernández, dio inicio a las fiestas en honor de la Virgen de la Peña en Añora, que se prolongarán hasta el próximo domingo con un amplio programa. Con él, repasamos su pregón, su vida y los recuerdos que tiene de la feria del pueblo que le vio nacer. Un pregón brillante a la altura de su persona. Eulalio es una hombre comprometido con su pueblo, comarca y la Universidad de Córdoba. Un enamorado de las tradiciones y costumbres de nuestra zona.

Eulalio Fernández es decano de la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad de Córdoba. 



– ¿Cómo se ha sentido como pregonero de la Feria?
– Ha supuesto una gran satisfacción ya que me ha dado la oportunidad de dirigirme en primera persona a todos los presentes con motivo del inicio de nuestra Feria y Fiestas en honor de Nuestra Patrona la Virgen de la Peña, y me ha permitido reflexionar con más tranquilidad sobre el papel de nuestra feria y fiestas y el que cada uno de nosotros jugamos en las mismas.

– ¿Qué recuerdos de feria tiene?
– Antes como ahora, ansiábamos la llegada de la feria. Los largos meses de julio y agosto eran una secuencia de días llenos de sol, calor, albercas,  bicicletas, partidos de fútbol y baloncesto, domingos de misa que nos acercaban poco a poco al culmen del verano: la feria. Las semanas previas todos nos preparábamos para los días grandes de nuestro pueblo: era el momento de estrenar ropa nueva, de preparar las casas para las visitas, de ensayar la misa rociera que cada año la Rondalla y Coral ha cantado en honor de nuestra Patrona, de ensayar con la banda de tambores y de las majorettes, quienes durante varios años amenizaron nuestras fiestas dejando estampas inigualables que pocos fotógrafos han captado para las generaciones actuales. Cuando se acercaban los días previos,  con la mirada de niños buscábamos con sorpresa los “cacharritos” de los que íbamos a disfrutar durante esos días: los caballitos, las volanderas, los cochecitos de tope, que había que buscar en la plaza de San Pedro, en la calle Amargura, en la plaza de las Velardas. La feria, tanto en la calle Concepción como en su ubicación actual, nos daba la posibilidad, casi única, de acceder a un mundo de diversión y entretenimiento extraordinario;ilusión y diversión prácticamente inalcanzables a lo largo del resto del año. En la actualidad, las buenas comunicaciones, las mejora de las condiciones socio-económicas en términos generales, el acceso a las nuevas tecnologías hacen que la feria entendida en términos de diversión  y ocio no sea un elemento novedoso ni singular. No obstante, aún estamos a tiempo de potenciar aquellos aspectos singulares que hacen de nuestra feria unas fechas especiales para los noriegos. Y aunque a nadie se nos escapa que la situación ha cambiado, la feria sigue siendo un punto de encuentro en el que los noriegos sentimos una llamada especial: el tambor y sus tangos, la Virgen de la Peña con las calles de nuestro pueblo repletas de devoción por nuestra Patrona, las vaquillas, las dianas floreadas, el convite de la Hermandad, las verbenas nocturnas, las cada vez más frecuentes aparcerías de las quintas.

– ¿Cuál es la mejor de las ferias, la de niño, adolescente o la de adulto?
– Aunque con frecuencia la mirada hacia el pasado nos lleva a considerarlo mejor que el presente, es importante trasladar la idea de que cada año que pasa es una nueva oportunidad de aprender y disfrutar, para así mejorar el futuro. Esto mismo sucede con nuestra feria; un año más podremos encontrarnos con los amigos y familiares; recordar a los que no han podido venir o ya no están con nosotros; acompañar a nuestra Patrona y afianzar nuestras raíces como noriegos compartiéndolas con los demás. Desde una perspectiva personal, y sin el menor ánimo de generalizar, afronto la feria  desde un punto de vista subjetivo, a partir de la experiencia vivida por un servidor como miembro de la generación de los que nacimos en los setenta, los que ya hemos vivido ferias de niños, de adolescentes, de jóvenes y también como padres, es decir, de una generación que tiene tanto futuro como pasado, lo que nos permite la perspectiva requerida para analizar lo que ya fue y la fuerza necesaria para ilusionarnos por lo que vendrá. Una generación que vivió desde nuestro paraíso rural ajena ajena a la coyuntura política que iba a introducir a España en un marco global que nos ha traído el mayor período de bienestar social compartido por los que vivimos en este país.
           
– Usted es Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba. ¿Cuál es la función del Decano?
– Los Estatutos de la Universidad establecen que el decano es el profesor que preside la Junta de Centro y es responsable de la gestión junto con el Equipo Decanal de las distintas áreas de gestión de una facultad (docencia, asuntos estudiantiles, prácticas, infraestructuras, relaciones internacionales, movilidad, proyección social, etc.). El decano es elegido por el profesorado, los estudiantes y el personal de administración y servicios de cada centro, por un período de cuatro años, y sólo puede ser renovado una vez para un período total de dos mandatos consecutivos.

– Es licenciado en Filología Inglesa. ¿El inglés es fundamental para nuestra vida?
– La sociedad globalizada en la que nuestra sociedad está asentada requiere el uso de una lengua instrumental que sirva para estar en contacto y comunicación con cualquier individuo con independencia de su origen geográfico y su cultura. El inglés se ha convertido, en este sentido, en una lingua franca que juega ese papel de vehículo internacional de comunicación. Por este motivo, el aprendizaje del inglés es, sin duda, una tarea fundamental no sólo para el acceso y promoción profesional, sino también para el desarrollo personal.

– ¿Y el español?
– En la actualidad el español es la lengua extranjera que más se aprende en el mundo por detrás del inglés, lo que supone que la demanda de profesores de español haya aumentado en los últimos años de forma exponencial. Todo ello nos obliga a los hablantes nativos de español a mantener un uso correcto y adecuado de nuestra lengua ya que además de su creciente carácter internacional, el español es, sin duda, uno de los elementos más sobresalientes de nuestro acerbo cultural.

– ¿Los que nacimos en una zona rural tenemos un patrimonio único?
– Nacer y criarnos en un pueblo nos aporta identidad, conocer y vivir la autenticidad de nuestros orígenes; significa conocer la tierra y ver tus raíces; significa no creer que estamos aislados por muros de asfalto y de cristal. Por ello, siempre he estado convencido, y así lo comparto con mis compañeros de profesión y amigos, que haber nacido en Añora ha sido un gran activo, una gran suerte; porque me ha enseñado a entender la vida mejor, de forma más completa, me ha enseñado el valor del sacrificio diario, la relación con nuestros vecinos y la importancia del afecto. Como bien dicen los pedagogos, lo mejor que los padres pueden dar a sus hijos son raíces y alas. Como hijo de Añora, siempre he encontrado en mi pueblo ambas cosas.

– ¿Cómo recibió la noticia de ser pregonero?
– Fue el Sr. Alcalde quien me lo comunicó personalmente y, como he dicho anteriormente, me reportó una gran satisfacción llena de orgullo y responsabilidad.

Eulalio Fernández inauguró la feria y fiestas en honor de la Virgen de la Peña junto al alcalde, Bartolomé Madrid. /SÁNCHEZ RUIZ


– Defina Añora, su pueblo.
– Entiendo que esta pregunta es únicamente abordable desde un punto de vista personal y subjetivo. Me siento privilegiado de haber nacido y haber crecido en un pueblo de calles limpias, de corazones generosos, de manos esforzadas y curtidas tan capaces de trabajar como de crear la belleza sin igual de nuestras Cruces; un pueblo que me ha inculcado unos valores de respeto por los demás y fundamentalmente por nuestros mayores, un sentido inalterable de solidaridad hacia el prójimo, y una conciencia clara del sacrificio personal como única vía para el desarrollo y la promoción profesional. Esa cercanía a nuestro pueblo día a día nos ayuda a valorar otras formas de vida, a ser más tolerantes y abiertos, y al mismo tiempo, a valorar más si cabe lo nuestro. 

Añora es un pueblo que ha sabido combinar el respeto a las tradiciones con el acceso a la era de la digitalización, simultaneando rutinas diarias como subir a rezarle a la Virgen de la Peña, darse un paseo por la redonda, o sentarse al fresco con otros hábitos como responder al grupo familiar de Whatsapp y, por qué no, hacer alguna compra por Amazon. En este sentido, las Olimpiadas Rurales son ya el exponente más claro de esa capacidad de integrar la cultura de nuestras costumbres y tradiciones con la innovación, el compromiso y la participación. Y todo ello con la naturalidad y autenticidad propia de nuestros paisanos, entre los que cabe destacar a aquellos que están en contacto con las tareas del campo, nuestros ganaderos y agricultores, ya que con su sacrificio diario han contribuido de sol a sol, de lunes a domingo, 365 días al año a darle a nuestra comarca un impulso económico sostenible y vital; y cuyo testigo ha recogido la siguiente generación de ganaderos que con el mismo desvelo que sus padres han sido capaces de innovar y formarse para hacer de nuestro pueblo, y por extensión de nuestra Comarca, una comunidad viva y con oportunidades. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada