Cazando Pokémons

El juego que está revolucionando el mundo entero es el Pokémon Go.  Ha enganchado a millones de personas. Se puede jugar desde el móvil,  descargándolo como una aplicación. Esto ha hecho que muchos se hayan apuntado a la caza de pokémons.  Consiste en salir al mundo, buscar pokémons y capturarlos.

Hoy es frecuente ir caminando por la calle y ver  que la gente está cazando estas cosas. Lo bueno es que los cazadores  salen  del sofá para buscar a estos seres que son los más demandados del planeta. Jugar es muy fácil. No olvidemos que estemos en la generación de lo sencillo. Nadie se complica jugando al ajedrez o a las damas. Cada día que pasa, somos más adictos a las nuevas tecnologías. Nos están invadiendo  sin darnos cuenta. Para muchos jóvenes no hay cosa más importante que capturar a estas criaturas.



Se alejan de la vida real y de las relaciones. Ya apenas se  habla cuando la familia se sienta a comer.

El mundo se está cayendo a pedazos (o eso dicen) y la gente está cazando pokémon. ¡Qué cosas! En algo hay que entretenerse. Más que un videojuego, es  un fenómeno cultural. Ver a gente correr por la calle corriendo como loca para cazar  pokémons  es algo insólito. También lo es que este juego  haya  provocado  que un hombre dispare a dos jóvenes que estaban cazando Pokémon en su jardín. O, por ejemplo, que un hombre haya trepado la torre del Hotel Arts en Barcelona para capturar a una de estas criaturas.


No estamos locos aunque a veces lo parece. La vida está llena de incertidumbres, de preguntas, de cosas que pasan. El remedio es evadirse con la caza de pokémons. No sé si ponerme a cazar pokémons pues lo mismo lo pruebo y no lo dejo. No lo creo, pues soy de los que piensa que todos necesitamos la imaginación para completar nuestra vida. Y está claro que la tecnología no puso puertas de salida para la imaginación. Por desgracia, nos lo da todo hecho. Ellos pensaron por nosotros. Los pokémons reales somos nosotros a los que nos cazaron por todos lados.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada