Un viaje seguro

RAFAEL RODRÍGUEZ MUÑOZ
(Área Sanitaria Norte de Córdoba)

Al llegar la época estival, los desplazamientos por carretera se multiplican de forma casi exponencial. Con destino a lugares de costa o de interior, y con independencia de la distancia a recorrer o del tiempo empleado en el viaje, debemos tener en cuenta una serie de factores que harán posible un viaje seguro para todos los ocupantes del vehículo, sin olvidar que las precauciones de cualquier desplazamiento a lo largo del año deben intensificarse en un contexto en que la saturación de las vías de comunicación (carreteras o autovías) es mayor en fechas veraniegas. Las mismas normas que sirven para la ida se deben de aplicar con todo rigor al viaje de vuelta para, después de unos días de descanso, tener un regreso con todas las garantías de seguridad posibles.

No debemos olvidar, como conductores responsables, que la mayor parte de los accidentes se deben al incumplimiento de las normas de tráfico y de seguridad. La primera sería un respeto escrupuloso de las indicaciones sobre velocidades permitidas. Deben pensar que van de vacaciones, a descansar y disfrutar con la familia o con los amigos, y que no tienen hora de llegada prefijada. Lo importante será siempre llegar. Al mismo nivel tenemos que poner la utilización del cinturón de seguridad tanto para el conductor y copiloto como para los pasajeros de los asientos traseros. Mención especial serán los niños que necesitan una silla especial. Queda totalmente prohibido llevarlos en brazos. Para los que se desplacen en moto o ciclomotor es necesario recordar que el uso del casco es obligatorio y puede salvar, en caso de percance, la vida o evitar lesiones verdaderamente graves.

Capítulo aparte sería todo lo relacionado con el cansancio y la fatiga. El conductor tiene que estar perfectamente descansado antes de coger el volante. Si en un momento dado siente que el sueño le está afectando (después de comer por ejemplo), es importante pararse y descansar. Si se está cerca del destino, no intentar nunca llegar a toda costa. A menudo, en ese trayecto corto, hasta el punto de llegada, ocurre el mayor número de accidentes debido al sueño. Por otra parte y para evitar cualquier tipo de distorsión, es imprescindible no tomar alcohol o drogas. En el caso del alcohol, si se hace una parada para comer, debemos saber que al volver a coger el vehículo, cualquier cantidad ingerida supondrá una distorsión de la percepción.

Y por último, después de haber mencionado una serie de precauciones imprescindibles para tener un buen viaje de ida o vuelta de nuestras vacaciones, es necesario recordar que el coche que utilizamos debe estar siempre a punto. Una revisión de los distintos niveles (refrigeración, líquido de frenos, etc), de los neumáticos y por supuesto de los frenos. No depende, en ningún momento, de la distancia a recorrer. El coche debe permitirnos unas vacaciones placenteras, evitando las averías molestas y, sobre todo, dándonos la máxima seguridad.

Después de este breve repaso, solo nos queda desear a todos un feliz viaje.

RECUERDE:
– CUMPLIMIENTO EXTRICTO DE LAS NORMAS: VELOCIDAD, CINTURÓN DE SEGURIDAD, CONSUMO DE ALCOHOL, ETC.
– NO CONDUCIR CON CANSANCIO; NUESTROS REFLEJOS NO SON LOS MISMOS.

– REVISIÓN DEL COCHE ANTES DE LA SALIDA PARA TENER LA MÁXIMA SEGURIDAD. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada