Testamento vital

RAFAEL RODRÍGUEZ GARCÍA
2º BACHILLERATO IES LOS PEDROCHES


Todos sabemos que en la sociedad actual existe una gran diversidad cultural que puede enfrentar valores y creencias, por lo que moral o éticamente algunas acciones son aceptadas en determinadas sociedades, mientras que en otras son indudablemente rechazadas; un ejemplo de ello sería la eutanasia.

La palabra eutanasia procede del griego y significa “buena muerte”, algo que todos los seres humanos deseamos desde siempre, ya que al igual que buscamos una vida digna también queremos un final a su altura, algo muy ligado a la libertad.

La eutanasia en sí consiste en acelerar la muerte de un paciente terminal o en situación irreversible, con o sin su consentimiento, para evitar su dolor y sufrimiento

Supongo que habremos oído este término y su definición miles de veces, pero no nos habremos parado a pensar detenidamente en ello, esto es debido a que no solemos pensar en la muerte y en las circunstancias que puede provocar hasta que vemos a un familiar cercano en esta situación y horrorizados no sabemos cómo enfrentarnos a ella.

Para solucionar este problema se esta imponiendo en la sociedad actual un nueva idea denominada “TESTAMENTO VITAL” en el cual es el propio ciudadano el que expresa por escrito los cuidados y tratamientos sanitarios que desea recibir cuando no tenga la capacidad de expresarlo verbalmente. Los médicos tienen la obligación de consultar de este testamento para llevar a cabo la última voluntad del paciente cuando este ya esté en una situación irreversible, pero siempre respetando la legalidad vigente. En Andalucía, en el año 2015, ya habían hecho su testamento vital 34.000 personas y en España 240.000.

Al ser un tema tan complejo y delicado surgen distintos puntos de vista. Así pues algunas personas, debido a sus creencias, no pueden llegar a considerar a nadie como el dueño de una vida, a decidir el destino de una persona. Por otro lado, otros piensan que nadie debe vivir en unas condiciones irreversibles, con sufrimiento, habiendo métodos que puedan paliarla, por lo que no se deben imponer las creencias, sino la libertad de la persona.

Por eso pienso que el testamento vital es fundamental, ya que ayuda a tomar la decisión que quiere la persona cuando ésta no tenga la capacidad de expresarlo y así la responsabilidad no recaiga sobre un familiar, que puede tomar una decisión incorrecta o no deseada.

Creo que con el paso del tiempo todos tendremos que realizar nuestro testamento vital, ya que es una muestra de nuestra libertad, que puede contener la última decisión, porque aunque pueda ser cierto que no seamos totalmente dueños de nuestra vida, es ésta la que refleja nuestra historia y como tal podemos ser los escritores que pongamos el punto y final. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada