Las pistas de atletismo ya llevan el nombre de Don Juan Moreno

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Ahí viene Don Juan con sus chicos. Los pozoalbenses siempre han reconocido el trabajo de Don Juan quien siempre se entregó en cuerpo y alma al deporte del atletismo. Su labor desinteresada ha hecho que su labor sea todavía más reconocida. Y como dice él “las cosas desinteresadas las haces con otro espíritu y te dan más alegrías”. Ponía su coche a disposición, su cartera, también implicaba a sus amigos como Blas quien ponía a disposición su furgoneta, buscaba taxis para llevar a los chicos, hacía rifas para salir adelante. A ello sumaba el entrenar en caminos o donde le dejaran pues hasta el 2008 no fueron inauguradas las pistas que desde el pasado martes llevan su nombre.



Han sido muchos días de atletismo, días de bocadillos, de entrenar con lluvia, con calor sofocante, de pruebas donde asegura “no sabías como ibas a llevar a los chicos a competir”. Al final “todo salía adelante y eso era lo principal” afirma mientras incide que no sabe cómo al final se conseguía. En 1980 se inició esta loca aventura. Partió del Colegio Gines donde él daba clase. Se le ocurrió poner en marcha las Olimpiadas de Primavera con muchas disciplinas e ilusión. 



Por aquellos años el deporte no se practicaba como ahora. Solo lo practicaban los que tenían cualidades para el fútbol. El resto solo asistía a ver los eventos deportivos limitados al fútbol y algo de baloncesto. Don Juan quería que el deporte fuera para todos y con los juegos escolares nacionales nacía el Grupo Ginés, luego Asociación Deportiva terminando en lo que hoy es el club. Dice que lo más bonito es que nunca ha estado solo en esta aventura “agradezco mucho que las pistas lleven mi nombre pero quiero compartir el nombre de las pistas con todos; alumnos, compañeros de profesión y ciudadanos de Pozoblanco”. Y es que fueron muchos docentes y amantes del deporte los que también llevaron esa aventura por los colegios. Ubaldo García, Liborio, José Antonio Guijo, Antonio Moreno, Diego Cabrera, Paco Cabrera y profesores que nos dejaremos pero que llevaron el deporte a sus alumnos.




La historia de los pueblos la escriben las personas que viven en ellos. La historia del club Ginés parte de Don Juan. Lo bonito es que se sigue ahora con D.Luis  y en un futuro con algún que otro soñador que apostará por este deporte, que es la cuna de otras disciplinas deportivas. Siendo buen atleta puedes destacar en otros. La huella que dejó Moreno García está en los centenares de chavales que vivieron experiencias inolvidables con él en el atletismo y en sus clases. Para él lo más bonito ha sido inculcar los valores en los chavales “humildad, esfuerzo, superación, honradez son valores que siempre he querido transmitir porque son la base del deporte y de la vida”.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada