La Eurocopa no es igual sin España

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Son las pasiones y no los intereses los que guían el mundo, para bien o para mal. Los primeros recuerdos futboleros que tengo son del Mundial del 82 celebrado en España.  Fue cuando me enamoré de Brasil,  una selección increíble con Zico, Sócrates, Falcao, Eder, Cerezo, Leandro y Junior... El italiano Paolo Rossi,  fue el inesperado verdugo de una de las escuadras más mágicas de todos los tiempos. El Mundial fue celebrado aquí para  proyectar hacia el exterior una imagen moderna del país que estaba en los primeros años de la transición.

Eran esos tiempos en los que Valencia era la sede fija española para los partidos transcendentales de la selección porque allí se vivía el equipo de España. No he visto nunca un partido de la selección que se juegue en Barcelona o en el País Vasco. Desde 1975 no se juega un partido del combinado nacional en Barcelona y en Vascongadas desde 1967. Mala mezcla es el fútbol y la política en este tema de los nacionalismos.



El Athletic Club de Bilbao, un equipo que en otro tiempo tuvo muchos seguidores por toda la Península, tiene una política de no fichar para su equipo a jugadores del resto de España. A pesar de todas estas cosas, la selección española se ha convertido en una marca mundial en la última década con sus triunfos. Ya lo decíamos en nuestro drama, cuando nos eliminaban pronto (como en esta última Eurocopa); “ algún día iba a pasar; algún día tenía que pasar. Y pasó”. Vino todo de golpe y muy fuerte. Dos Eurocopas y un Mundial. Más que en toda nuestra historia. Pasamos a ser los más guapos, los mejores, los más guays dejando de ser la eterna decepción.

España ha estado en boca de todo el mundo por su selección como en otro tiempo lo estuvo la selección argentina de Maradona, la Francia de Zidane o la Alemania de Rudi Völler o Klinsmann. El fútbol es el producto que mejor vende en el mundo. A nivel de país y de ciudad. Madrid y Barcelona son conocidos mundialmente  por sus equipos de fútbol.




Es por ello que este deporte es tan importante. Hablábamos de la vida, pero también de fútbol. Y tenemos que decir que en la Eurocopa falta ‘la Roja’, esa que nos dio esos triunfos tan hermosos.  La generación más brillante de futbolistas españoles ya ha cumplido su ciclo. Es hora de empezar de cero.  Hay que inventarse otra selección tras los dos últimos fracasos. Nos habíamos acostumbrado tan bien que las últimas derrotas transmiten incertidumbre al aficionado que ahora analiza en profundidad el porqué de un nuevo fracaso.  La Eurocopa no es igual sin los partidos de España. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada