¿Fácil o difícil?

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


Hay cosas en la vida que son difíciles. Por ejemplo, encontrar la cura contra el cáncer es difícil. Descubrir el funcionamiento de las ondas gravitacionales como perturbación del espacio-tiempo también es difícil. Encontrar una aguja en un pajar también tiene su dificultad…

Todo esto es difícil. Sin embargo, hay cosas que son fáciles. Muy fáciles. Aunque parece que a algunas personas les cuesta llevarlas a cabo.

¿Tan difícil es no hacer comentarios a destiempo?
¿Tan difícil es permanecer en silencio cuanto otra persona está hablando?
¿Tan difícil es no reírse de alguien aunque no compartas lo que esté diciendo?
¿Tan difícil es guardarte unas indirectas que seguramente enfadarán al que las escucha?
¿Tan difícil es guardar tus desperdicios hasta tirarlos en la papelera más cercana?
¿Tan difícil es hablar con educación a los demás?
¿Tan difícil es alegrarse cuando a alguien le pasa algo bueno?
¿Realmente es tan difícil hacer todo esto?

No. No es difícil alegrarse por el bien ajeno, ni es difícil dejar salir antes de entrar, o hablar con respeto. De hecho, todas estas cosas son realmente fáciles de hacer, aunque parece que a algunos le cuesta mucho llevar a cabo estas hazañas.

Al final va a resultar que descubrir las ondas gravitacionales es más fácil que tirar un papel en una papelera o respetar a los demás, porque el misterio de las ondas parece que está resuelto, pero las faltas de respeto siguen sucediendo en el mundo entero. ¿Y de verdad es tan difícil? 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada