Santo Domingo de Guzmán pone fin al ciclo de fiestas tradicionales de primavera

SATURNINO MUÑOZ
HINOJOSA DEL DUQUE


Hinojosa celebra a lo largo de todo este fin de semana la festividad en honor de Santo Domingo de Guzmán, una de las advocaciones religiosas más antiguas de la localidad con la que cada año finaliza el conjunto de romerías y celebraciones religiosas de primavera.

Los actos darán comienzo en la tarde de hoy sábado con el traslado de la imagen del titular hasta la piedra situada en el comienzo del casco urbano. Allí, cumpliendo con el ritual, se rezara el rosario en su honor tras haber sido recibido por los vecinos de la calle Velásquez y aledañas. Posteriormente, la imagen procesionará hasta la parroquia de San Isidro Labrador donde permanecerá hasta el comienzo del otoño, cuando de nuevo vuelva a su templo, situado a poco más de tres kilómetros del casco urbano.

En su honor también se desarrollará a lo largo de toda la noche de hoy la verbena popular que cada año convoca a un gran número de hinojoseños en la glorieta del santo.



La música, el baile y las atracciones para los más pequeños convertirán a esta zona del casco urbano epicentro lúdico hasta altas horas de la madrugada.

La Hermandad de Santo Domingo comenzó a celebrar el pasado mes de agosto el cuarenta aniversario de su refundación.

Un año repleto de actividades y proyectos que ha servido para recordar y reconocer la extraordinaria labor que realizaron en la hermandad todos aquellos que volvieron a recuperarla en los años setenta del pasado siglo. La hermandad está trabajando también en la edición de una publicación especial que aborde su historia y la de su ermita, que muestre y dé a conocer su esplendoroso pasado y que lo hoy significa para el ideario común de estos pueblos, pero especialmente para Hinojosa del Duque.

La ermita de Santo Domingo se haya situada en el paraje de Palomares, su traza arquitectónica es un claro ejemplo de la arquitectura popular de la comarca de Los Pedroches, y debe su importancia a la existencia de términos municipales mancomunados entre Hinojosa del Duque y Belalcázar. Una situación que hizo necesaria la celebración de asambleas y cabildos entre los representantes de ambas villas. Para llevar a cabo esta serie de encuentros se eligió como espacio este templo, situado entre ambas poblaciones.

Los cabildos estaban presididos por el Corregidor del Condado, y estaban integrados por los concejos de ambos pueblos, a los que se uniría tras su independencia de Hinojosa, Villanueva del Duque. Las actas de estos cabildos documentan el período histórico de estas villas entre los años 1559 y 1840.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada