Más de 600 personas de la provincia acuden a la vigilia de las espigas

ANTONIO MANUEL CABALLERO
DOS TORRES


La fiesta de las espigas, organizada por los grupos de Adoración Nocturna masculina y femenina, reunió el fin de semana del 11 y 12 de junio en Dos Torres a más de 600 personas de distintos pueblos de la Diócesis de Córdoba. En esta fiesta, con procesiones y una vigilia durante la madrugada, los participantes agradecen a Dios los logros del trabajo humano.

Participantes en la procesión de las banderas por la calle San Roque.


Cerca de las diez de la noche del sábado se iniciaba la procesión de las banderas de cada localidad, desde la ermita de San Roque y bajando hasta la Plaza de la Villa, en la que lucía una alfombra de sal coloreada, elaborada por los vecinos. Precisamente, una celebración similar ocurrida en Dos Torres en 1990 dio origen a las ya muy conocidas alfombras de sal que cada año se elaboran en este municipio en las fiestas de San Roque. Posteriormente, el Obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ofició una eucaristía en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, tras la que comenzaron los turnos de vela de la vigilia, con el rezo del rosario y laudes a lo largo de toda la madrugada.

Ya a las seis de la mañana del domingo, se realizó una segunda salida procesional, esta vez desde la parroquia y hasta la ermita de Nuestra Señora de Loreto con el Santísimo, que concluyó con la oración de bendición de los campos, tras la que tuvo lugar un desayuno para todos los adoradores y asistentes a la misma.

En su origen la vigilia de las espigas era realizar un ceremonial de acción de gracias por las mieses prontas para la siega. Ahora, el sentido de de los frutos de la tierra se ha extendido a los logros del trabajo humano, en su sentido más amplio. Los actos celebrados en Dos Torres han estado abiertos a toda la ciudadanía y de hecho han acudido feligreses también llegados desde distintos pueblos de la comarca de Los Pedroches.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada