La selección y los grandes torneos

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Cuando tenía 9 años ya compraba la revista DON BALÓN. Los números que más me gustaban eran los anteriores a las grandes citas de la selección. Eran esos tiempos cuando comprábamos una revista por la portada más que por lo que hubiera en el interior. No se me puede olvidar que en el Kiosco del Hospital vi el número de esta revista donde aparecía Butragueño liderando el combinado nacional en Méjico. Ese año España jugó grandes partidos con la victoria en Querétaro con 4 goles del Buitre a Dinamarca. Posteriormente llegó el partido contra Bélgica. Por aquel tiempo los belgas tenían una selección de ensueño y un equipo en liga como el Anderlecht que metía mucho miedo. Nos estrellamos en Méjico contra el combinado belga con el penalti fallado de Eloy. Tiempos en los que hasta el Sporting de Gijón aportaba jugadores a la selección.

En 1984, la selección había disputado la Eurocopa en Francia con una clasificación inolvidable y ese 12-1 a Malta. Sin olvidar el cabezazo de Maceda a Alemania y que Arconada hizo aguas en la final ante la Francia con aquel balón Mikasa que se le escurrió entre su manos.

Un instante del último partido disputado por la selección española contra el equipo de Croacia. 


La selección ha llenado nuestra vida de momentos, el codazo de Tassotti a Luis Enrique, la eliminación ante Corea, los palos de la prensa a Clemente. Todo como una maldición permanente que nos hacía no pasar nunca al éxito. Hasta que llegó el gol de Torres y el de Iniesta abriendo la época mejor. España está ahora en otra cita. Viene de perder ante Croacia en un partido que nos ha echado los pies al suelo. Antes soñábamos con que la selección ganara algo importante y ahora como que lo exigimos.

El hecho de perder muchas veces nos enseñó a comprender que las cosas importantes cuestan. Quizás el peor Mundial de todos fue el último en el que España no sólo perdió en el campo sino en la dignidad con ese lío de primas y de ir de sobrados. La vida no está hecha para eso. Los que miran por encima del hombro no suelen llegar lejos sobre todo cuando alguien les deja claro que no son más que nadie.

E. Butragueño. 


Cuánto ha cambiado la cosa desde aquellos cuatro goles de Butragueño a Dinamarca. Antes no sabíamos dónde se podía conseguir una camiseta de España. Nadie la llevaba porque teníamos la sensación de que nadie podía permitírselo. Hoy la lleva todo el mundo, la hay incluso en las tiendas de todo a un euro. Cuánto hubiéramos dado por llevar una camiseta de Butragueño en aquellos tiempos. El próximo lunes 27 a las 18.00 horas, en Saint Denis nos espera Italia. Siempre recuerdo a los italianos del Mundial de Naranjito con los Gentile, Rossi, Cabrini o Antognoni. Italia siempre ha tenido una gran selección. Somos favoritos aunque no será fácil.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada