Ratones, ratas y personas

DIEGO GÓMEZ PALACIOS
DESDE CÓRDOBA


Los ratones y las ratas, así como las palomas, tórtolas, gallinas, cerdos y otros animales, se consideran sociales porque de alguna manera conviven más o menos a regañadientes con la gente. También se comportan en su sociedad de forma parecida a los humanos. Colectivamente tratan de proteger la especie en defensa de sus derechos naturales. Respecto a los humanos, algún sociólogo acreditado dijo que los mejores afectos y amistades se forjan con la desgracia colectiva.

Para entrar en materia os cuento una curiosa anécdota: Siendo yo un pequeñajo se estableció en los ferrocarriles la tracción eléctrica en la línea Córdoba-Sevilla. Unas grandes máquinas excavadoras hacían cada día varios hoyos del tamaño y forma de una habitación, junto a las vías para la cimentación de los postes del tendido eléctrico.

Muchos nenes de la barriada de La Paz que marchábamos por la mañana junto a las vías camino del cole, encontrábamos en los enormes hoyos varias ratas incapaces de salir; caían allí en sus correrías nocturnas paralelas a los raíles buscando desperdicios.

Los chavales lo teníamos “a huevo”, disponíamos de infinidad de piedras angulosas que formaban el balastro de las vías; al principio las ratas corrían de acá para allá y trataban de salirse pero no podían.

A medida que recibían pedradas cundía el desconcierto y desesperación. Reaccionaban ferozmente atacándose entre ellas, parecía que cada una culpaba a las demás de la desgracia sobrevenida. Aunque eran bichos iguales a los que hemos visto en la tele pasear sobre Juan y Medio y deambular por la mesa del Gran Wyoming.

Lamentable que los humanos nos parezcamos en demasiadas ocasiones, en lo malo, a estos roedores: La crisis, la mangancia y la indecencia generalizadas son desgracias provocadoras de que muchos políticos quieran salvar nuestra Patria machacando al adversario, en lugar de amigarse y actuar coordinadamente en una misma dirección.

¡Vaya por Dios!, una excepción muy gorda a la tesis del sociólogo antedicho. Y ya que estamos en el tema, me consuela que en mi Colegio Profesional no seamos así: “Solo” llevamos como tres años bloqueando la actuación de la Junta de Gobierno e impidiendo la celebración de elecciones. Claro que la culpa es de la crisis, o sea, de Zapatero.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada