Los mal llamados protectores gástricos

MAGDALENA SOFÍA VILLALÓN MIR
(Farmacéutica Atención Primaria)
ÁREA SANITARIA NORTE DE CÓRDOBA


Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) cuyo concepto erróneo de “protector gástrico” se ha instalado de forma generalizada en pacientes y en algunos profesionales, son un grupo de 5 fármacos cuyos principios activos son: Omeprazol, Pantoprazol, Esomeprazol, Lansoprazol y Rabeprazol.

En los años 90 del siglo pasado, supusieron un cambio en el tratamiento de las úlceras gastroduodenales y en España desde 2000 a 2008 su consumo se triplicó. Su mecanismo de acción se produce porque atraviesan la membrana celular del estómago impidiendo la formación de ácido gástrico. Después se le fueron incorporando nuevas indicaciones como la profilaxis de lesiones gastrointestinales por antiinflamatorios o en la enfermedad por reflujo gastroesofágico. En Pediatría, La Unión Europea sólo tiene autorizado el uso de omeprazol.



Entre las causas más comunes del uso de estos medicamentos se pueden encontrar en la elevada utilización de antiinflamatorios o antiagregantes durante largos periodos de tiempo, el envejecimiento de la población, la gastroprotección en pacientes polimedicados sin factores de riesgo u hospitalizados. Aunque la indicación principal es para las enfermedades relacionadas con la secreción ácida gástrica.

Sin embargo muchas prescripciones se están realizando en afecciones gástricas menores, en situaciones clínicas no justificadas o se están manteniendo en el tiempo de forma indefinida, sin reevaluación periódica de su continuidad.

Pero ¿son inocuos? El uso prolongado de estos medicamentos está sujeto a una serie de efectos secundarios, interacciones y reacciones adversas.

· Hipomagnesia
· Déficit de vitamina B12
· Infecciones a nivel gastrointestinal y/o respiratorias
· Aumento de fracturas
· Aumento de secreción gástrica por efecto rebote.
· Interacciones con otros medicamentos. (sintron, diazepan, clopidogrel, digoxina…)
· Puede reducir la absorción de calcio, vitamina B12, hierro, ketoconazol, benzodiazepinas…

En cualquier caso, se recomienda valorar individualmente la necesidad del tratamiento con estos fármacos y los beneficios esperados de los mismos en relación a sus posibles riesgos. Se aconseja que su administración sea preferentemente por la mañana.

Estos medicamentos tienen una eficacia y seguridad similar, cuando se comparan a dosis equivalentes. Por ello y considerando criterios de efectividad, seguridad y costes, el fármaco de elección dentro del grupo, para patologías digestivas relacionadas con el aumento de la secreción gástrica es el omeprazol.

Y se debe recomendar su uso a las mínimas dosis posibles y el tiempo estrictamente necesario.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada