Emiliano Pozuelo y la caza del elefante

ANTONIO JIMENO MÁRQUEZ
POZOBLANCO


Hace ya unos añitos, un profesor de lingüística la de la prestigiosa universidad americana californiana de Berkeley, George Lakoff, consiguió sus cinco minutos de gloria internacional publicando un breve ensayo que tituló No pienses en un elefante. En síntesis, el librito venía a decir con mucha menos gracia y mucho sectarismo progre lo que el saber popular había constatado desde hacía milenios: que en ciertas cuestiones, nada es verdad o mentira sino todo depende del cristal con que se mira y que cada cual arrima el ascua a su sardina. Al cristal Lakoff le llamó frame y gracias a la estupidez con la que se maneja la política actual pudo hacer una carrera más mediática y, probablemente, mucho dinero.

El elefante en todo este tinglado es la solidaridad, o mejor dicho, la falta de solidaridad de Pozoblanco con una comarca a la que sin duda debe mucho. Y a ese terreno paquidérmico, premeditadamente sentimental y poético,lo lleva la Oposición para atacar la decisión del Equipo de Gobierno de salirse de una Mancomunidad que lleva dando problemas -conceptuales y económicas- prácticamente desde su fundación, que como oportuna y certeramente apuntó Dani Fernández, poco tuvo que ver con esa idílica génesis d’artagnanesca que algunos le atribuyen.

Pero la falta de solidaridad es uno de esos marcos de los que hablaba Lakoff que perturban la percepción de la realidad, un macguffin para acallar lo verdaderamente mollar: que la Mancomunidad es un ente supramunicipal incorpóreo que si alguna vez sirvió para algo hoy no sirve para nada.

Está por ver qué acabará sucediendo, pero está claro que para que el ente se asiente y sirva para mejorar la vida de todos los habitantes de la comarca y no sólo la del partido que lo gestiona como si le fuera propio, Emiliano tendrá primero que cazar al elefante y luego crear un nuevo marco que le sea favorable. Ayudas de sus paisanos, por lo que se oye en la calle, no le van a faltar.

Creo que está en disposición de conseguirlo sin demasiado esfuerzo y sin derramar ni una sola gota de sangre del animalito.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada