El secreto de Coca-Cola

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


Publicidad. Publicidad por todos sitios. Mires donde mires, vayas donde vayas y estés donde estés, siempre habrá alguna marca anunciándose en algún lugar. Periódicos, radio, televisión, redes sociales… Las empresas anunciantes quieren que los beneficios de su producto estén bien claros y todo el mundo los vea.

Pero hay un problema. ¿Qué pasa si los beneficios de un producto realmente no existen? ¿Qué pasa si el beneficio es fumar un cigarro, beber un refresco azucarado o comer comida basura? Es aquí cuando los anunciantes se enfrentan al problema de vender algo que realmente no es beneficioso. Entonces recurren a algo muy fácil: mentir. Mienten porque sencillamente no pueden decir la verdad sobre su producto.

Imagina que coca-cola dijera realmente la verdad: “Bebe nuestro refresco, vas a disfrutar de una mezcla de fructosa, ácido fosfórico y cafeína que te hará adicto, te hará subir el azúcar en sangre y te hará correr el riesgo de padecer diabetes, obesidad y además te dañará los dientes. ¡Disfrútalo!”.

O por ejemplo, “Ven a McDonalds, realmente no sabes lo que estás comiendo ni los ingredientes dañinos que contienen nuestras salsas, pero que más da, ¡está todo delicioso!”

Así que los anunciantes no pueden decir la verdad sobre productos que pueden ser perjudiciales para la salud y recurren a slogans absurdos como: “Mc- Donalds. Me encanta” (Sí, I’m lovin’ it quiere decir eso) O “Coca-cola. Felicidad” ( Y sí, eso es Happiness).

Y ya está. Tan sencillo como esto. Son frases simples, cortas y fáciles de recordar. Todas estas estrategias de marketing son creadas por las empresas con un único objetivo: ganar dinero. Así que está en manos de todos nosotros, los consumidores, el tener sentido común y decidir qué es saludable para nuestro cuerpo y qué cantidad de ciertas comidas o bebidas es saludable y qué cantidad no lo es. Porque el slogan para estar sano lo decides tú.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada