Carmen Ortiz defiende ante eurodiputados que la dehesa "debería ser reconocida" en la normativa comunitaria

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Carmen Ortiz, se trasladó el pasado miércoles a Pozoblanco con un grupo de eurodiputados de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural (Comagri) del Parlamento Europeo, para explicarles sobre el terreno la singularidad y especificidades de la dehesa andaluza, que, según ha subrayado la consejera, “debería ser reconocida por la normativa europea, a través de un tratamiento y respaldo específico”.

Carmen Ortiz destacó la importancia y necesidad de proteger este “agrosistema único de la Península Ibérica, que durante siglos ha alcanzado un equilibrio entre la actividad humana y ganadera y el monte mediterráneo”, como ocurre en las dehesas del Valle de los Pedroches, que visitaron este miércoles.

Sin embargo, actualmente la dehesa se encuentra “amenazada por distintos factores”, entre los que la consejera ha enumerado el cambio climático, los problemas de rentabilidad de la ganadería extensiva debido a la dificultad para competir con producciones intensivas, así como “las exigentes dificultades normativas a las que nos enfrentamos, que no tienen en cuenta las particularidades de este agrosistema”.

En este sentido, la representante del Gobierno andaluz ha trasladado a los europarlamentarios su preocupación por la falta de instrumentos de apoyo adecuados para la “necesaria regeneración de arbolado destinada al mantenimiento de la dehesa”. Ortiz ha criticado que la aplicación del Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (que minora la superficie de pastos según la cobertura de piedras, árboles y otros elementos) mediante un procedimiento automático es “altamente complejo en el caso de la dehesa”.

Los europarlamentarios el pasado miércoles en una finca de la dehesa. /SÁNCHEZ RUIZ


Para la titular de la agricultura andaluza, “estamos, pues, ante un sistema que, a pesar de responder a los objetivos de la PAC, sin embargo tiene un difícil ajuste, precisamente por el carácter multifuncional, agrícola, ganadero y forestal” de la dehesa. Asimismo, Carmen Ortiz se ha referido a “la dificultad que hemos tenido para implementar las ayudas de agroambientales en dehesa, ya que el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) no reconoce la especificidad de este ecosistema”.

Por último, la consejera trasladó a los europarlamentarios la necesidad de que Andalucía cuente con medidas específicas en materia de sanidad animal, teniendo en cuenta “nuestra situación de primera frontera frente a la llegada de enfermedades procedentes del Norte de África. Por ello necesitamos realizar un mayor esfuerzo, del cual se benefician todas las producciones europeas”.


VISITA A EXPLOTACIÓN DE VACUNO, PORCINO Y COVAP

Durante su visita a Pozoblanco la consejera y el presidente de Covap, Ricardo Delgado Vizcaíno, acompañaron a la delegación europea a conocer la explotación familiar de vacuno de leche ‘Ganadería El Cruce’, con una base territorial agrícola que aprovecha para obtener recursos propios para alimentar a sus animales. También recorrieron las instalaciones de la Cooperativa Agroganadera del Valle de los Pedroches (Covap), la mayor cooperativa ganadera de Andalucía, donde la representante del Gobierno andaluz ha destacado que se trata de un modelo cooperativo “ejemplar en este sector, que durante décadas ha aplicado un modelo de integración muy ligado al territorio, ayudando a los ganaderos a ser cada día más competitivos y generando mayor valor añadido para sus producciones”.

“Este modelo está permitiendo a los ganaderos asociados capear mejor la crisis que atraviesa el sector lácteo a nivel europeo”, según ha señalado Ortiz, quien, en este sentido, ha ensalzado el trabajo de esta cooperativa por crear “una estructura comercial fuerte, capaz de llegar a acuerdos estables con la gran distribución”.

Finalmente, los europarlamentarios acudieron a la finca Dehesa El Portezuelo dónde pudieron ver la cría del cerdo ibérico, producido en extensivo.



Miembros de la Comisión de Agricultura de la Eurocámara visitan Pozoblanco, desde Bruselas. /SÁNCHEZ RUIZ



UN TESORO QUE HAY QUE CONSERVAR

El presidente de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo (Comagri), el polaco, Czeslaw Adam Siekierski, tras conocer sobre el terreno este ecosistema declarado por la Unesco patrimonio de la biosfera en el año 2002 manifestó que la dehesa es un tesoro que hay que conservar. Siekierski, que encabezó una delegación formada por miembros de la Comagri, se mostró encantado por el valor medioambiental, social y ganadero de la dehesa.

El presidente de la Comisión mostró un gran interés por las explicaciones que sobre el terreno le fueron realizando el director general de la Producción Agrícola y Ganadera de la Junta, Rafael Olvera; Ramón Guzmán, de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, y el presidente de la Denominación de Origen Los Pedroches, Antonio Jesús Torralbo, quienes pusieron de relieve la importancia de que este ecosistema sea viable económicamente para que se mantenga y las repercusiones negativas para el medio ambiente que tendría el abandono de un ecosistema que es único en el mundo.

Para Siekierski, sería «un gran pecado» olvidar zonas de producción tan específicas como estas. «Esto es un patrimonio enorme que tenemos y que debemos mostrar no solo a Europa, sino a todo el mundo, es un auténtico tesoro lo que tenemos aquí».

Siekierski manifestó que “las impresiones de esta visita son muy buenas, hemos conocido los puntos fuertes y menos fuertes de la agricultura andaluza y eso nos lo llevamos para Bruselas”.

Según el europarlamentario, “los problemas que nos han planteado aquí necesitan del apoyo de las instituciones europeas para buscar soluciones y vamos a hacer todo lo posible para que la Comisión Europea tenga en cuenta estas demandas, que sabemos que son importantes para la agricultura andaluza y para mantener el ecosistema que tienen aquí”.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada