Rechazan que sólo el número de encinas fije la producción de cerdos

ANTONIO MANUEL CABALLERO
VILLANUEVA DE CÓRDOBA


El sector del ibérico reclama que no sea solo la superficie arbolada cubierta, es decir, el número de árboles por explotación, tal y como recoge la norma del ibérico, la que determine cuántos cerdos pueden engordarse por hectárea en cada finca durante la montanera sino que se incluyan otros parámetros.

Así lo destacaron el pasado miércoles los diferentes participantes en la novena jornada de porcino organizada por Asaja Córdoba en Villanueva de Córdoba, una vez que ha sido la del 2015 la primera montanera en la que se aplican estos criterios.

En este sentido, José María Molina, vicepresidente de la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico, señaló que calcular exclusivamente la capacidad de producción de una hectárea en función del número de copas de encinas “no es adecuado”, ya que hace falta tener encinas “que sean buenas y que produzcan”.

A su juicio, la superficie arbolada “es un primer paso”, aunque habrá que adecuarlo con otros parámetros objetivos como la pendiente de las fincas y analíticos como la cantidad grasa que produzcan las bellotas de una determinada zona”.

Asistentes a la inauguración de las jornadas el miércoles. /SÁNCHEZ RUIZ


El presidente del consejo regulador de la Denominación de Origen Protegida DOP Los Pedroches, Antonio Jesús Torralbo, mostró su queja ya que las mediciones del número de encinas por explotación que realiza la propia DOP no coinciden con las que realizan las entidades inspectoras. No obstante, Antonio Jesús Torralbo insistió en que en Los Pedroches y en el marco de la DOP nunca se ha bajado de 2,16 hectáreas por cerdo, lo que supone más rigor aún de lo exigido por la norma de calidad.

Fernando Adell, vicepresidente de Asaja Córdoba, explicó que lo que realmente engorda al cerdo no es el número de encinas que haya en la finca sino cuántas bellotas producen éstas, “por lo que el resultado logrado por la norma no ha sido el perseguido”.

Respecto a la situación de Los Pedroches, los diferentes participantes destacaron que la de esta comarca es una de las mejores dehesas de España, con una elevada densidad de encinas pero, a pesar de ello, muchas explotaciones se quedan por debajo del 30% de superficie arbolada cubierta y, por tanto, se quedan por debajo de poder producir un cerdo por hectárea.

Esta situación favorece a fincas de otras comarcas con mayores pendientes e invadidas de matorral, frente a las cuidadas, de árboles frondosos y sin pendiente como son las de Los Pedroches.

El Ministerio de Agricultura tiene ya en su poder todos los informes elaborados, entre otras asociaciones por Asaja, y se espera que en un par de años como máximo se puedan tener en cuenta nuevos parámetros más allá del número de árboles.

Técnicos y ganaderos piden al Ministerio que la norma del ibérico incluya otros parámetros. /SÁNCHEZ RUIZ


CREEN QUE PRODUCTORES DE BLANCO SE HAN PASADO AL IBÉRICO EN ESPAÑA

En la última montanera, la del otoño e invierno del 2015, se sacrificaron alrededor de 670.000 cerdos de bellota en España, incluyendo a ibéricos puros y a cruzados, frente a los 489.000 de la montanera del 2014. Una situación que se debe a que la crisis de precios que ha vivido el cerdo blanco ha hecho que “gente del mundo del blanco o de la propia distribución que también tiene sus intereses se haya pasado al negocio del ibérico en extensivo donde los precios se han ido recuperando”, tal y como señaló el vicepresidente de Asaja Córdoba, Fernando Adell.

Si en general el número de sacrificios en las zonas tradicionales productoras como la de Los Pedroches han bajado en esta última campaña, pasando en la DOP de 13.262 en el 2014 a 11.693 en el 2015 por la aplicación de los nuevos criterios de número de animales que se pueden producir en función del número de árboles, entre otros factores, cómo es posible que la producción nacional se haya elevado un 40%.

Al respecto, Fernando Adell considera que se han dado de alta fincas nuevas por parte de productores nuevos y ello viene amparado por la norma de calidad, que podría ocasionar un exceso de producción como ocurrió hace años.

Por su parte, el presidente de la DOP Los Pedroches, Antonio Jesús Torralbo, alertó de la transformación que se está produciendo en distintos lugares del país de las fincas cinegéticas en fincas de producción de cerdos, lo que genera “una competencia desleal”.


LA BELLOTA, UN BIEN PRECIADO CUYA PRODUCCIÓN VARÍA CADA AÑO

María Dolores Carbonero, técnica del Ifapa de Hinojosa del Duque, abordó en las jornadas de Asaja Córdoba la importancia de la producción de bellota en la dehesa, destacando que “constituye un bien preciado y escaso debido a la alta demanda de productos de calidad derivados del cerdo ibérico”.

Además, destacó que resulta un alimento importante para la fauna en invierno y es el elemento base para la regeneración del arbolado. Sin embargo, la producción de bellota se caracteriza por ser muy variable entre árboles, entre zonas y entre años, lo que hace difícil su caracterización y la planificación de los aprovechamientos que de ella dependen.

Por otra parte, Jorge Muñoz y Bartolomé Gutiérrez, técnicos de Nutega, pusieron de manifiesto que los primales son los futuros cerdos de montanera y en cuanto a su nutrición, subrayaron que esta fase es primordial para lograr un cerdo que exprese todas las características de calidad en la fase final de dehesa en cuanto a calidad de carne exquisita, homogeneidad de lote, forma proporcionada del animal y bienestar animal.

Junto a ello, se explicaron las nuevas ayudas a la dehesa por parte de José Antonio Pérez, técnico del Life Biodehesa y Asaja Córdoba, definidas en el nuevo Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, en concreto con una ayuda agroambiental de mejora de pastos y dos ayudas centradas en el arbolado. También informó del proyecto Life Biodehesa y de la importancia de los Planes de Gestión Integral.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada