Ídolos de barro

MIGUEL CARDADOR LÓPEZ
(Presidente-Editor)



Los días y las semanas se nos van escapando a una velocidad de AVE, pero lo malo no es la excesiva velocidad, sino las noticias que cada día nos sorprenden con tufo de corruptos y desgracias de accidentes diversos con decenas de fallecidos.

Las miles de cuentas en paraísos fiscales, como el consabido caso Panamá, alcaldes que infringen las normas para llenarse el bolsillo propio o el de sus familiares y amigos, etc. Miro hacia atrás y lo que veo hoy es aún peor que hace unos meses.

Hemos creado ídolos de barro, con mucha fachada y poca integridad moral. Para ejemplo de lo que digo el del engominado Mario Conde, el modelo a seguir en sus años de grandeza, que quiso aspirar a ser Presidente del gobierno, y acabó metiendo la mano en el banco que presidía, Banesto.

Si pudiéramos sumar a todos los que han esquilmado económicamente los bancos, las cajas o las empresas que dirigían, necesitaríamos muchas libretas para anotar sus datos, y si además tuviéramos que completarla con las personas que tienen dinero en los distintos paraísos fiscales, casi nos saldría una pequeña biblioteca.

Sin temor a equivocarnos podemos decir que en España hay más de 50.000 personas que tienen cuentas en dichos paraísos. La propia imagen de Mario Conde refleja a las claras lo que estamos viviendo, un ídolo de barro como otros muchos, que sólo tenían fachada. Y lo peor no es que hayan robado, sino que además lo niegan de forma chulesca, haciéndose pasar por mártires o, como salida fácil, arguyendo que van contra ellos por motivos políticos, todo esto de la manera más surrealista, como si fuera una película del genial Berlanga. ¡Cuánto material tendría ahora para hacer no una sino unas cuantas películas! La pregunta es: ¿Cuántos miles de millones de euros han robado unos y otros?

Políticos, deportistas de élite, monarquía, actores, empresarios, cantantes, etc. Nos hipnotizan con sus pócimas y así nos va a la denominada clase media, cada vez más estrujados y pasándolas canutas para llegar a fin de mes. En este gobierno de desgobierno todo sigue igual, juegan a que pase el tiempo y no se pone ninguna medida para nuestro país. Pero eso sí, el costo de todo este personal sigue cayendo puntualmente.

Para que se hagan una pequeña idea, podemos ver que en los 17 parlamentos autonómicos se gastan al año 70 millones de euros para pagar los sueldos brutos de los 1.200 diputados regionales y del personal eventual de designación política que hay en esas cámaras. Si a eso añadimos la Seguridad Social, el coste total llega a los 90 millones de euros.

Pero bueno, para ir pasando todo esto, que no es baladí, nos quedan los otros ídolos futboleros, ¿quién ganará la liga? ¿Y quién ganará la Champions? Estos analgésicos nos harán pasar más dócilmente la cruda y dura realidad de este nuestro país llamado España.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada