Como rosas de otoño

PURIFICACIÓN CABRERA DÍAZ
POZOBLANCO


He parece loable lo que la policía y la guardia civil intentan hacer, pero lo tienen bastante dificil, escribí un libro sobre la violencia domestica titulado COMO ROSAS DE OTOÑO, por eso se bien de lo que hablo, mientras que las maltratadas o maltratados que también los hay, no ponga distancia sobre sus agresores, poco se puede hacer, aunque se dicte orden de alejamiento no se puede seguir a cada persona, y si viven en la misma población la o lo encontrará con facilidad, sabrá buscar la ocasión adecuada para ello.

También puede continuar ejerciendo violencia psquica en la distancia, sin acercarse a la persona que ha sufrido la agrasión, tal como la alineacion parenteral hasta minar a la persona por dentro.

Contra eso nada se puede hacer, es cuestión de mentalidad, del agresor o agresora, suele ser casi siempre por el placer de destruir al otro o a la otra, de verle hundido/a, acabado/a, de sentirse superior, de ser vencedor.

Las personas maltratadas rara vez denuncian, siente verguenza de ello. Quienes lo hacen por lo general son los/as que han sido menos agredidos/as.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada