Miércoles Santo del 2016 grandioso con el Medinaceli y la Caridad en Pozoblanco

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


Con algo menos de frío que días anteriores se presentaba la noche del Miércoles Santo. 23 de Marzo del 2016 con epicentros en San Bartolomé y Santa Catalina.

Las nubes de la mañana dieron paso al cielo despejado y estrellado que aguardaba la salida de San Bartolomé de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Rescatado Cristo de Medinaceli. Otra testigo muda desde el cielo era la luna llena.



Tampoco se lo quiso perder. Puntual comenzaba la estación de penitencia a las 21.00 horas. Bajo las órdenes del capataz, José Luis Muñoz, y al toque de la campana los braceros con toda la dignidad y orgullosos de ser los pies de este venerado Cristo realizaron una salida impecable, llevándose a la cintura el paso y luego al grito de “¡al cielo!” y con los brazos hacia arriba el Cristo de Medinaceli se elevó ante su barrio.

En la salida, miles de personas a lo largo de la calle San Bartolomé y muchas de ellas, jóvenes atraídos, como los mayores, por la majestuosidad del paso y de su protagonista. También la gente del barrio estaba allí. Claro, no podían faltar.

La Hermandad que celebraba el 60 aniversario de su fundación y el 25 de la cuadrilla de costaleros contó para la ocasión, en Cruz de Guía, con la Banda del santísimo Cristo de la Salvación de Villanueva del Duque.

A la altura del arco del Ayuntamiento cientos de personas, también mucha gente en Carrera Oficial para ver a la escolta de romanos a caballo, a la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad “Los Tolitos”, con sus gorras blancas, que sonó genial y que acompañaba el discurrir del Cristo Rescatado y maniatado, tras el paso. Tras una espectacular subida por la calle Ángel, el regreso a San Bartolomé, al filo de las 2.00 horas de la madrugada también reunió a numerosos testigos.



Con un cortejo cada vez más numeroso de hermanos portando faroles, la Cofradía del Santísimo Cristo de la Caridad en su Vía Crucis cumplió un Miércoles Santo más con su cometido de procesionar a su Titular y rezar las 14 estaciones del Vía Crucis.

Los tambores roncos que abrían la comitiva se imponían en el silencio de la noche del 23 de Marzo del 2016. Este año, con la incorporación de un nuevo toque alternándose con el ya tradicional.

Otro sonido, el de la Capilla Musical Mater Dolorosa de Pozoblanco, delante de la Sagrada Imagen.

Preciosos altares en cada uno de los lugares, también identificados con los azulejos cerámicos, dónde se rezaban las estaciones a través de la voz del Consiliario de la Hermandad, José María González.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada