La desaparición de Grapesa y con ella una parte de nuestra historia

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Grapesa ha sido uno de los referentes de la industria en Los Pedroches. Durante su larga trayectoria, ha sido la que ha dado vida al granito en Los Pedroches. Forma parte de nuestra historia pues es una sociedad que se constituyó en abril de 1978 en Pozoblanco para la extracción, transformación, acabado y comercialización de todo tipo de elaborados en granitos.

La Dirección, administración y oficinas centrales de Grapesa han estado ubicadas en Pozoblanco. Grapesa ha desarrollado una gran labor en las diversas instalaciones que la empresa posee en Pozoblanco (Córdoba), Ruanes y Albalá (Cáceres).

Grapesa ha contado con varias fábricas y canteras, donde se han integrado todas las fases del proceso productivo. El granito ha sido el material que nos ha identificado por lo que nos duele que se cierre esta empresa, que a principios de los 90 consiguió grandes cotas de mercado en el exterior.

Grapesa ha explotado canteras propias. Sus materiales han sido de enorme calidad. El Negro Grapesa de grano fino y de gran valor ornamental. El Gran Valle y El Gran Dorado. Durante su trayectoria ha realizado permanentemente estudios y sondeos en nuestro entorno para ampliar nuestra gama de productos propios. Realizó proyectos por todo el mundo, Méjico, Alemania, Holanda, Bélgica, Polonia, Finlandia, E.E.EU.U., Turquía y Marruecos, Argel.

Granitos de Los Pedroches entró en concurso de acreedores el 25 de octubre del 2011, pues se vieron inmersos en esa situación no sólo por la crisis económica sino por asuntos financieros. En mayo del 2013, logra salir del concurso de acreedores. En el 2009, la Diputación de Córdoba concedió uno de sus premios PYMA’09 en el apartado de actuaciones de ahorro y eficiencia energética y su programa de instalación de variadores de velocidad a un telar de corte de granito, para ahorro y mejora de la eficiencia energética.

Centenares de trabajadores que han pasado por una empresa que está preparada para cerrar con lo que esto significa. Esta semana, los trabajadores de planta de de Grapesa, anunciaron la liquidación y cierre de la misma y se pusieron en huelga por su situación y por los impagos. Según ellos, se les debe 4 meses y atrasos del año 2009, lo que supone entre 10.000 y 11.000 euros por trabajador. Los impagos también los sufren los comerciales y los administrativos si bien ellos no han participado en la huelga.

Trabajadores se manifestaron tras el cierre de Grapesa. /REDACCIÓN

El próximo lunes tendrán una reunión con el gerente, Javier Gaztelu quien ha indicado, que ha intentado hablar con los trabajadores “para convencerlos de que trabajen y al menos salga lo que ya está fabricado y así se obtenga liquidez” añadiendo que son algo más de dos salarios lo que se les adeuda. La situación está complicada ya que Javier Gaztelu ha denunciado ante la Guardia Civil que se han manipulado los contactos eléctricos de las grúas y que no saben dónde están los mandos a distancia.

Al respecto, Miguel Cobos dice que los mandos están guardados como ocurre cada fin de semana en los talleres y que de los talleres tienen llave en la empresa. El gerente dice que ha cerrado el 70% del sector en España y que Grapesa era la única empresa que hasta ahora había aguantado fuera de Andalucía. Ahora llega también su final.





ENTREVISTA A MIGUEL COBOS, REPRESENTANTE DE TRABAJADORES DE PLANTA DE GRAPESA

“Es una pena lo que ha pasado con Grapesa”

Lleva más de media vida trabajando en Grapesa. Está orgulloso de todo lo que ha hecho en esta empresa aunque le apena que el final haya llegado y de la manera en la que terminará todo. Como él dice hubo un tiempo donde Grapesa fue grande con una gran familia dentro. Dice que no le desea a nadie los días que está pasando con la huelga y el final del sitio en el que entró a trabajar hace 35 años.


/SÁNCHEZ RUIZ

– Miguel, una semana de huelga. ¿Cómo están siendo estos días?
– De mucho estrés, desilusión y pena. Sinceramente es una pena que estemos ante el final de Grapesa con lo que ha significado para nuestra tierra y para Andalucía.

– ¿Qué ha pasado?
– Pues un poco de todo. Decisiones erróneas que se han tomado, al llevarse la producción a Cáceres y poner en marcha en Ruanes (Cáceres) una planta que nunca ha sido rentable, estar vendiendo a muy bajo precio sin dejar rentabilidad. En definitiva una mala gestión. Es cierto que la crisis también ha hecho estragos. En tiempos de bonanza, las malas gestiones no se ven tanto pero en tiempo de crisis, la mala gestión te lleva a lo que nos ha llevado, al cierre. Es un proceso donde primero se produce el deterioro del crecimiento y luego el hundimiento. Es cierto que nuestra situación geográfica nos hace estar lejos de todo y eso puede repercutir pero esa distancia ha existido siempre.

– Ha habido tiempos de bonanza también.
– Claro aunque jamás ha habido beneficios, algo que sorprende. Lo que es cierto es que hubo tiempos donde trabajaban cien personas, directa o indirectamente, y eso es muy importante para una empresa, para el pueblo y para la zona. Eso es riqueza independientemente de los resultados económicos de la empresa que no sé ni quiero analizar por qué no daba beneficios. Además, la fábrica tuvo años de crecimiento y una cosa muy buena que es que siempre apostó por la calidad.

– Decía el gerente que si se hubiera tenido paciencia y no hubieran hecho la huelga se hubiera seguido vendiendo la mercancía que había y se hubiera buscado financiación.
– Creo que no es cierto. Hay algo de mercancía, pero lo que nos dijeron es que el dinero que se recaudase con ello era para pagar a los abogados que llevasen la liquidación. Hemos estado toda la semana de huelga. El lunes tenemos una reunión con el gerente y el martes posiblemente desconvoquemos la huelga.

– Grapesa cerrará. ¿Es algo que le han confirmado?
– Sí, nos lo han dicho aunque aún no han dado el paso que queda que es entregar la documentación para ello en el juzgado del Mercantil. Sinceramente estoy apenado por ello como todos los que pasamos por esta empresa que fue nuestra vida.

– El personal comercial y de administración no ha querido ir a la huelga.
– Pues no. A ellos le deben también dinero, si bien ellos no han participado en esta huelga. Cada uno es libre de hacer lo que estime conveniente. Ellos no comparten nuestro punto de vista.

– Hay un Consejo de Administración en Grapesa, ¿no?
– Así es, donde están los mayores accionistas de la empresa. También hemos hablado en estos días con alguno de ellos.

– ¿Cuál ha sido su día más feliz en Grapesa?
– Ha habido muchos. Mi trabajo me ha dado muchas satisfacciones en el día a día. He intentado aprender siempre y con mucho sacrificio pues he trabajado noches, fines de semana, festivos. Creo que hubo momentos donde Grapesa éramos una gran familia.

– ¿Y el más triste?
– Pues hace diez días cuando nos comunicaron que Grapesa cerraba.

– ¿Y ahora?
– Al paro y con una edad avanzada como muchos de los trabajadores que estamos en la empresa. Me entristece mucho el cierre y me inquieta mi situación y la de mi familia. Llevo noches sin dormir.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada