El premio Solienses muestra la capacidad literaria de los autores de Los Pedroches

SATURNINO MUÑOZ
HINOJOSA DEL DUQUE


En una mañana robada a la ya inminente primavera, con una temperatura que invitaba a la conversación, al enriquecedor diálogo y a la contemplación de los exultante belleza de los paisajes de las tierras de cultivo y de las dehesas de los Pedroches, devotos de la cultura y de esta tierra se dieron cita el pasado domingo en un espacio cargado de singularidad e historia, la ermita de Santo Domingo de Guzmán de Hinojosa Duque. La entrega del Premio Solienses, otorgado este año al poemario “Miembro fantasma” de María Pizarro, ha vuelto de nuevo a unir voluntades y deseos compartidos por los habitantes de un territorio que se resiste al desaliento y el abandono.

En sus palabras de bienvenida, el alcalde de Hinojosa, Matías González, destacó la importancia de las iniciativas y las propuestas culturales como nexo de unión entre las localidades de esta zona de la geografía cordobesa. “Es bien cierto que la comarca de Los Pedroches debe desarrollarse a través de nuestras raíces y de nuestras costumbres.

La cultura es el pilar fundamental de nuestros pueblos. Es el referente de los municipios comprometidos con los valores de la libertad, la tolerancia, la creatividad y el talento. Es el motor indispensable para el desarrollo de nuestros ciudadanos y ciudadanas, así como para la convivencia de nuestra gente”, afirmó el regidor hinojoseño.

María Pizarro recibió el Premio Solienses 2016 de manos de Antonio Merino.


La intervención del promotor de este galardón literario y responsable de Solienses, Antonio Merino, puso de relieve la singularidad de la ermita de Santo Domingo. Merino resaltó en sus palabas algunos de los acuerdos tomados por los concejos de las villas de Hinojosa del Duque y Belalcázar que utilizaron este templo durante siglos para buscar soluciones a problemas comunes de sus habitantes. “Ya en aquellos años se tomaron disposiciones y acuerdos relativos a nuestro medio natural, a nuestras dehesas y encinas, que nos llenan de emoción al abordar su lectura hoy. Que estas tierras que rodean la ermita de Santo Domingo, tal vez un día pobladas de encinas, aparezcan hoy convertidas en estepa quizás sea alguna señal del pasado hacia el presente, un grito para comunicarnos algo”, resaltó.

Merino también tuvo palabras de agradecimiento para la asociación de artesanos de la comarca Ofiarpe, encargada de elaborar el galardón, “el arado romano que abre en canal la tierra y la limpia y la sanea para nuevos cultivos”, así como a la Hermandad de Santo Domingo que se ofreció para acoger en su ermita la entrega del Premio Solienses en la edición de este año.

La Cronista Oficial de Cardeña, Maribel García Cano, fue la encargada de exponer algunas de las claves de la designación de María Pizarro como ganadora. “No ha sido una decisión fácil, subrayó, la potencialidad poética de Yolanda López y la rabiosa actualidad de la novela de María Dolores Rubio de Medina ponen de manifiesto la vitalidad y la enorme calidad de los creadores literarios de la comarca de Los Pedroches, pese a la impresión que se puede tener desde fuera sobre esta realidad nuestra tierra”.

Para García Cano, María Pizarro es “una mujer comprometida con una realidad social que sabe trasladar a una poseía urbana, incluyendo en sus poemas temas relativos a la mujer, pero dentro de unas creaciones que también están caracterizadas por el costumbrismo o la ironía”. Tras la entrega del galardón, María Pizarro desgranó algunas de los rasgos más identificativos de su poemario “Miembro fantasma”.

“Es un libro que recoge una parte importante de mis poemas que se encontraban dispersos, sueltos por revistas, publicaciones o internet”. Pizarro definió su obra como variada, no sujeta a criterios únicos, “como fiel reflejo de su forma de expresarse, desde el aforismo al verso libre o la prosa poética”.

Para finalizar el Presidente de la Hermandad de Santo Domingo, Francisco José Ruiz, obsequió al promotor de Solienses, Antonio Merino, con el símbolo de esta hermandad hinojoseña, una cruz patriarcal de Santo Domingo realizada artesanalmente empleando forja y granito.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada