El histórico Municipal de Pozoblanco continuará con su césped natural

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Un Jueves Santo de 1983, se inauguraba el nuevo campo del Polideportivo Municipal. Hace 33 años. El sueño de tener un campo de césped natural no era nuevo. Desde el ascenso a Tercera División en 1980, fue un deseo y casi una obligación pues se jugaba en competición nacional, la Copa del Rey y aquella famosa Copa de la Liga. El Virgen de Luna se había quedado viejo. En plena locura por el fútbol se estrenó el nuevo campo quien ha conservado su tapete natural durante más de tres décadas. El hecho de disponer de esta superficie para la práctica del fútbol, ha hecho que hayan pasado por el Municipal, equipos de solera y futbolistas que han militado en Primera División. Es increíble como el césped del Polideportivo se ha mantenido durante todo este tiempo. Nuestro campo de césped natural nos ha distinguido y es uno de los patrimonios que conservamos en la actualidad.

Durante el pasado mes, se comentó la posibilidad de cambiar a césped artificial. Un paso atrás que afortunadamente no se dará pues el concejal de deportes del Ayuntamiento de Pozoblanco, Pedro García, lo ha descartado de momento. No sé quién tendría interés en cambiar a una superficie de segunda clase. Si se cambia a artificial, nos podemos olvidar para siempre de la presencia en verano de grandes equipos que ha traído Sandoval y la visita del primer equipo del Córdoba. Es absurdo quitar lo bueno y natural para poner algo artificial. Los aficionados- a los que poco se le pregunta, de ahí que cada vez vayan quedando menos- tienen claro en su mayoría que prefieren que el histórico campo continúe con el césped natural de toda la vida.

Es cierto que tiene menos mantenimiento el césped artificial aunque no nos olvidemos que los campos del Recinto Ferial están ya para cambiarlos. Hay que tener en cuenta que el césped artificial también requiere un mínimo de mantenimiento y, con el paso de los años, se tiene que cambiar. Ninguno dura 33 años.

El presupuesto para la sustitución del césped del campo de fútbol Eleuterio Olmo es de 165.664 euros. ¿Quién dice que es baratísimo? Además el tapete natural es una alternativa más ecológica que el césped artificial.

Otro aspecto es el histórico. En esta hierba se han librado grandes batallas, encuentros, se han hecho goles hermosos. Tendría sentido, tal vez, hacer un campo nuevo y a lo mejor instalar césped artificial pero no cambiar la superficie de un campo de 33 años. Lo que sí se echa en falta y sería una buena inversión es la instalación de gradas en los campos del Recinto Ferial, algo que no se ha hecho a pesar del espacio con el que se contaba.

El fútbol es un sentimiento y así hay que entenderlo. No se puede quitar un césped natural que ha estado toda la vida y pasar página olvidando lo que costó tenerlo. La vida está llena de cosas que quitamos u olvidamos en cualquier rincón como los libros que leíamos y que jamás volveremos a abrir, los juegos de la Play metidos en un cajón o los llaveros de nuestro equipo que dejamos vacíos de llaves. Para cambiar para peor siempre habrá tiempo. Puede ser que un día el césped artificial ofrezca más ventajas que el natural. Será el momento de cambiarlo. De momento, no.

Además ya gozamos de un campo de fútbol 11 y dos de fútbol 7 de artificial en el Recinto Ferial.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada