Chorradas

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


En nuestro día a día nos pasa de todo. Bueno y malo. A veces tenemos un mal día y otras veces nos suceden cosas tontas que nos ponen una sonrisa en la cara.

Por ejemplo, coges una chaqueta que llevaba metida en el armario meses y meses, y cuando te la pones y metes la mano en el bolsillo te encuentras un billete de cinco euros. ¡Bien! En ese momento te sientes la persona más afortunada del mundo.

Te despiertas de repente y, con todo el dolor de tu corazón, te dispones a levantarte para ir al trabajo, pero miras el reloj y te das cuenta de que aún te quedan cuatro horas para dormir… Te das la vuelta en la cama con una felicidad absoluta Compras una cosa en una máquina expendedora y te caen dos. ¡Qué ilusión!

Vas corriendo a contarlo.

Vas a pagar en alguna tienda y justo en ese momento no hay cola. Sonríes satisfecho, puedes pagar sin agobios.

Estudias muy poco para un examen y llegas sabiendo que el suspenso va a ser monumental, pero te preguntan precisamente el tema que te sabes. La sonrisa te ilumina la cara y tus compañeros te miran como diciendo: “¿Este loco que hace? Y tú solo tienes ganas de ponerte a bailar en mitad de la clase.

Que todos los semáforos se pongan de acuerdo y te pillen en verde. O encuentras aparcamiento en la puerta de casa. Sales del coche dando saltitos de felicidad.

Vas a comprar algo y al pagar te das cuenta de que el precio es menos de lo que pone en la etiqueta. ¡Toma ya! Estas viendo una serie o un programa en la tele y se van a publicidad. Haces un poco de zapping y cuando regresas a tu canal pillas justo que la serie empieza de nuevo. Lo has clavado.

Y como estos, muchos pequeños detalles que nos suben la adrenalina unos segundos y nos llenan de satisfacción. Sí, son chorradas, pero… ¿y qué?


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada