Visitando la Casa de las chuches de Apervalle

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Durante nuestra infancia soñábamos con encontrar LA CASA DE CHOCOLATE de los cuentos. Eso le pasó a los alumnos de cuarto de primaria del Colegio Manuel Cano Damián quienes visitaron el pasado jueves la Casa de las Chuches y aperitivos de la Comarca de Los Pedroches. La casa Apervalle.

Alumnos del Colegio Manuel Cano Damián junto a Felix Castro en las instalaciones de Apervalle. /E.G.


Para ellos fue un paraíso. Y es que no hay nada más ilusionante para un niño que estar entre chicles, golosinas, palomitas, risketos, tartas de esponjitas o triskis. Una tienda que está situada en el Polígono Industrial La Dehesa. Un cash de lo más sabroso y divertido como pudieron comprobar estos chavales. Disfrutaron de lo lindo tanto que por allí se oía decir “ojalá viviéramos en Apervalle entre tanta bolsa de chuches y cosas buenas”. Carlos, David, Javi, Jorge,… y todos se lo pasaron en grande.



Uno de sus gerentes, Félix Castro explicaba a los alumnos como es una empresa que se dedica a la alimentación “la base está en el esfuerzo de cada día y en el cariño que ponemos para que tengáis los productos que os gustan tanto”. Además de las chuches, las dos grandes especialidades de Apervalle son la patata, cortezas y las aceitunas Chupadeos con su receta casera y un toque de aceite de oliva. Una aceituna que no puede faltar en la mesa y que se está vendiendo también mucho fuera de nuestra comarca. También la imaginación y el marketing con slogans y presentaciones con chispa hacen que la empresa sea de lo más conocido.

Más de ocho años lleva la empresa quien hace muy poco tiempo inauguró sus nuevas instalaciones. La base como dice Félix “es que nos prueben pues tenemos productos que son una maravilla”. Y por supuesto tener ideas para todas las fiestas “si llegan los enamorados nos inventamos algo, en la Romería hacemos degustaciones y promos en la radio con las voces de los chavales, el carnal y nuestros difraces, buscamos estar en las fiestas de nuestra comarca que la gente sepa que estamos aquí como una empresa que apuesta por los nuestro y por nuestra gente”.

Los alumnos de Manuel Cano agarraban una bolsa de cortezas gigante. Tuvo que ser entre varios, pues ni uno ni dos, podían llevarla. Es bonito enseñarle a los niños cómo es una tienda por dentro y cómo se hacen las patatas, de dónde vienen todos los productos que conocen y las cosas que se llevan a la boca. Una tienda ideal para cumpleaños y las fiestas infantiles divertidas. Sin olvidar los disfraces que ha sido una de las puestas de una empresa que cuyo secreto es “creer en lo que hace, dedicarle mucha pasión, trabajo y ganas de crecer”.




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada