Una estación de tercera y unos políticos de regional

MIGUEL CARDADOR LÓPEZ
(Presidente-Editor)


Toda la vorágine de despropósitos a los que estamos asistiendo por parte de los grupos políticos para formar un gobierno estable en nuestro país, no es ni más ni menos que la expresión y el reflejo del nivel humano y político que tienen en la actualidad nuestros elegidos en las urnas.

Algo parecido es lo que ocurre con nuestra estación de AVE de Los Pedroches, y digo bien, nuestra, porque la hemos pagado, cediendo el terreno por donde pasan las vías, y sacrificando con ello centenares de encinas, patrimonio de nuestra comarca.

Los dos grandes partidos, PSOE Y PP, a nivel autonómico y nacional se han reído de todos los habitantes de nuestra zona, y durante años llevan pasándose la pelota de uno a otro, con un descaro y una desvergüenza fuera de lo normal. Desde que se abrió la estación han seguido a lo suyo, poniendo todos los inconvenientes posibles para que el número de usuarios sea el menor posible, para que de esta manera llegue un día donde argumenten falta de demanda para echar el cerrojazo a la misma.

En el último año he utilizado la estación tres veces para ir a Madrid, el problema ha sido que la vuelta he tenido que hacerla a Puertollano, por falta de billetes, con el gravamen que eso supone.

El pasado lunes de nuevo acudí a la estación de Los Pedroches para viajar a Sevilla, y cuando me disponía a sacar el billete de vuelta me encuentro con la desagradable sorpresa de que tengo que hacer transbordo en Córdoba, con una espera de cuarenta y cinco minutos, cuando el mismo tren de Sevilla pasaba por nuestra estación, incluso uno con salida posterior de veinticinco minutos también pasaba por nuestra comarca.

Sentí impotencia y me acordé de los mandamases de ambos partidos, pero claro a ellos qué les importa la vida real, si ellos viven con todo resuelto dentro de una burbuja de cristal, ajenos a todo lo que no sea su propio interés y bienestar.

En el corto recorrido del Talgo de Córdoba a Los Pedroches aproveché para comentar este problema con el interventor, una persona amable y receptiva que me comentó lo siguiente: “la verdad es que llevas razón en lo que me comentas, y sinceramente, hay pocas zonas de nuestro país en las que pase lo que ocurre con vuestra estación. Es de sentido común que tienen que ampliar la parada de trenes, porque demanda hay. Claro que como no os mováis y deis mucha caña a los políticos a través de medios de comunicación no os harán caso”.

Al bajarme con mi esposa, conté hasta veinte personas que se bajaron, sin poder determinar las que se subieron.

Los dos grandes partidos están recogiendo lo que han sembrado en los últimos lustros, que han estado cimentándose en el robo, clientelismo, puertas giratorias, engordar cuentas en paraísos fiscales, etc., y todo ello con un cinismo y una prepotencia desmesurada.

Y el problema no es que con el paso del tiempo cierren la estación por el sistema del desprecio y la molestia continua al usuario, sino que al paso que vamos nos van a cerrar el país, por la ineptitud e incompetencia de nuestra clase política.

Es verdad que tenemos una estación de tercera, pero claro, qué podemos esperar de unos políticos de regional, que son como los búhos, que mientras más luz le pones menos ven.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada