La gente ya no va al campo

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


La gente ya no viene. Ha desertado. No va al fútbol. El Pozoblanco jugándose caer en el infierno de estar el año próximo en una provincial, y el público sigue sin acudir al campo. Una pena porque el fútbol siempre ha sido en Pozoblanco una ventanita que nos ha dado a conocer.

Vemos cómo en los viejos bares todavía está colgada y si no lo está, estuvo mucho tiempo colgada (es que ya no voy de bares), la foto de la Virgen de Luna junto a la de la inauguración del Municipal un Jueves Santo de 1983. Ese estadio que ayer estaba lleno y hoy ha quedado tan vacío. Enfundarse esa elástica era algo grande, llegar al primer equipo mucho más. Pero la gente se ha suscrito al cable que da la liga de Primera. Fútbol sin pasar frío.

El tendido de los sastres del viejo Virgen de Luna. /ARCHIVO


El equipo es en su gran mayoría del pueblo pero los amigos y conocidos prefieren pasear a la familia, irse al campo o quedarse en la cama si es por la mañana. Como decía Valdano, la palabra espectáculo tiene la misma raíz que espectadores, porque una proviene de otra. El destinatario de esta emoción es la gente, de modo que cuando los campos se quedan sin público, el fútbol deja de tener sentido.

Este Pozoblanco era de todos los tarugos, era de los centenares y miles de aficionados que acudían cada quince días al campo suspirando por el sueño de la victoria. Ha habido victorias y batallas perdidas pero la peor derrota ha sido que la gente haya desertado de ir al campo.

El fútbol en Pozoblanco merece que lo vean, lo mimen y lo aplaudan. Aquellos tiempos de 2.000, 3.000 ó 4.000 personas en el campo no volverán pero pueden venir otros aunque sin espectadores nada será posible.

El actual campo de fútbol suele presentar esta imagen: prácticamente vacío. /SÁNCHEZ RUIZ


Lo mismo pasa en Villanueva de Córdoba donde la afición también ha desertado. Con lo que fue hace unos años el santuario jarote. Pasaron del calor del San Miguel al frío y el vacío del nuevo campo. A veces no va ni Carmonilla. Es raro que se haya perdido tanta gente por el camino.

Sirva en descargo de los clubes modestos que ellos son las víctimas de un fútbol de Primera y de grandes canales de televisión. Es como los juguetes ahora se ven en la tele y no en los escaparates. Llegará el día en el que nos saludemos solo a través de las redes sociales. Ya lo decía un amigo mío que “nos estamos robotizando”. Al principio, me creía que era porque él no sabía manejar las nuevas tecnologías pero a lo mejor tiene razón. ¡Qué cosas! La gente no está en la calle, ni en los estadios, solo en Facebook.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada