En marcha un tratamiento para afrontar la plaga de termitas de la ermita de la Virgen de Luna

ANTONIO MANUEL CABALLERO 
POZOBLANCO


El mayordomo del Santuario de la Virgen de Luna, Joaquín Domínguez, ha anunciado las actuaciones que se van a desarrollar en la ermita para luchar contra la plaga de termitas que desde hace unos meses se ha hecho presente en la cubierta y las puertas del edificio central del conjunto de la Jara. Domínguez ha explicado que fue el santero del Santuario quien le comunicó la existencia de este problema y desde ese momento se decidió a actuar contra “un problema que ahora mismo está controlado pero que puede ir a más y causar daños graves en la estructura de la ermita si no se erradica la plaga”.

Francisco Cantero junto al mayordomo del santuario, Joaquín Domínguez. /SÁNCHEZ RUIZ


El mayordomo ha diferenciado dos fases de trabajo frente a la plaga. La primera consiste en su erradicación y la segunda, en la reparación de los daños causados. De momento, ha reseñado Joaquín Domínguez, se ha contratado a la empresa pozoalbense Laboratorios Quifar para detectar los focos e iniciar el tratamiento. Domínguez ha explicado que las actuaciones contra la plaga costarán en esta fase inicial en torno a 6.000 euros y ha pedido la colaboración de instituciones públicas y privadas porque “la Mayordomía no puede asumir este coste ni el que vendrá después”. Una vez más, ha agradecido la disposición del Ayuntamiento a colaborar, ha anunciado contactos con la Diputación de Córdoba y no ha descartado el apoyo del Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba, aunque, en general, ha matizado que aún no hay nada en concreto de estas negociaciones en busca de fondos.

Por este motivo, Domínguez ha anunciado que si fuera necesario se optaría por una suscripción popular para sufragar los gastos de estas actuaciones, que “tienen que garantizar el futuro de nuestro Santuario”.

El director de Laboratorios Quifar, Francisco Cantero, ha explicado cómo se desarrollará un tratamiento que es “complejo” y que está basado en una serie de trampas que se distribuirán por el entorno de la ermita para intentar capturar las termitas. Cantero ha mostrado durante el encuentro con los periodistas algunos de los elementos que se usan en este tipo de actuaciones. El tratamiento es “lento” pero “bastante seguro”, ha afirmado Cantero. El acuerdo entre Quifar y la Mayordomía se extenderá durante cinco años e incluye el control de la plaga y el seguimiento de la misma.

La fotografía muestra a las termitas devorando la madera del Santuario.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada