Carda que te carda

DIEGO GÓMEZ PALACIOS
CÓRDOBA


La primera persona que conocí de Pozoblanco fue un Cardador, Curro Cardador Jurado, hace más de medio siglo, antes de irnos a la mili. Se parecía físicamente al presidente de USA J.F. Kennedy; después he conocido directa o indirectamente a bastantes Cardadores, no pensé que hubiese tantos y ninguno malo, que yo sepa.

Mi amigo Curro de joven siempre fue persona discreta, no destacaba en nada, pero ya de mayor para mí destacó por su constancia, tesón y ánimo; pese a sus limitaciones en bastantes aspectos y circunstancias, nunca “tiró la toalla”.

Ahora, cuando somos un par de “carrozas”, nada me debe ni le debo, pero tengo que proclamar: CHAPÓ POR CURRO y lo explico: A quienes no lo sepan les informo que Curro Cardador tiene una de las dos únicas gasolineras que conozco en Córdoba, que dispone de personal suficiente para dispensar combustible y servicios complementarios a los clientes. Creo que por fin, después de muchos tropezones, está funcionándole lo de la estación de servicio.

Debieran avergonzarse el propio Gobierno y las grandes cadenas de estaciones de servicio con solo una persona para cobrar y a veces alguna otra deambulando por allí. ¡Como si no existiese paro en España! ¡Como si no ganasen dinero a espuertas! Como si el autoservicio de combustibles por profanos no fuese una actividad peligrosa y que puede incitar a gamberros e incluso a terroristas…

Señores, la gasolinera de Cardador está en el centro del Polígono Industrial de Chinales, na da más llegar a Córdoba a continuación de la cementera a la derecha. En la entrada del polígono hay una gasolinera y la salida otra, ambas de autoservicio. La suya en la mitad de la avenida principal.

A todos los conductores de la Comarca de los Pedroches les invito a que llenen sus tanques de combustible al entrar o salir de la capital en la gasolinera de Cardador, no es más caro, os pilla al paso y encontrarán amabilidad y buen servicio por parte de sus trabajadores. Yo así lo hago e incluso lleno un envase grande homologado para no tener que repostar en ninguna otra ni seguir engordando a los gordos. Háganlo no ya por “currismo” ni paisanaje sino por solidaridad con sus empleados y con los parados, antes que se lo carguen los grandes.

Reitero que no me mueve el interés ni el amiguismo: nada me debe ni le debo; en cincuenta y cuatro años que nos conocemos solo nos hemos invitado, alternativamente a café, dos o tres veces. Me mueve solo lo expresado en los párrafos anteriores, que no es poco.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada