Educación de la buena

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


Ceder el paso a los mayores, dejar salir antes de entrar, no hablar con la boca llena, dejar el asiento a las embarazadas… En resumen, ser educado y ser amable es bueno para la salud. Ya no sólo porque estas normas de convivencia son beneficiosas para la sociedad y para nosotros mismos, si no porque además científicos de varias universidades han demostrado que ser educado tiene efectos positivos, aumentado nuestro bienestar y reduciendo la ansiedad y la depresión.

Según estos estudios realizados con imágenes cerebrales, cuanto más agradecidos seamos hoy más fácilmente lo seremos mañana, como si ejercitáramos un “músculo de la gratitud” y cayésemos en un círculo vicioso que hace también que los demás sean más sociables con nosotros.

Pero eso no es todo, en China estos estudios arrojaron que ser amables también nos hace más atractivos a los demás.

Así que ni sesiones de belleza, ni cremas mágicas, ni maquillajes. Lo que realmente nos convierte en irresistibles son nuestros actos de amabilidad con los demás.

Y ni que decir tiene que la imagen de una persona se ve potenciada cuando es educada y tiene buenos modales, porque facilitan las relaciones laborales, familiares y personales. Además abren muchas puertas y generan actitudes positivas en los demás.

Y por supuesto siendo amables, dando las gracias, diciendo por favor provocamos el buen rollo en los demás y también en nosotros mismos. Así que, ¿por qué no intentarlo?


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada