Unos presupuestos aprobados en notable mayoría

MIGUEL CARDADOR LÓPEZ
(Presidente-Editor)


El pasado lunes se aprobaron los presupuestos anuales del Ayuntamiento de Pozoblanco, por un total de 17,6 millones de euros, los de mayor cuantía en nuestra comarca. Los mismos han sido aprobados por los nueve ediles de gobierno, más los dos del CdeI, con la abstención de I.U. y los votos en contra del partido socialista.

En los meses de gestión del equipo de Gobierno, en líneas generales, hay que darle un aprobado, por la dedicación, control del gasto y predisposición a escuchar para mejorar. Se puede considerar como lógica la posición de los diferentes grupos en el asunto de la aprobación presupuestaria, teniendo en cuenta que sólo el PSOE, como partido mayoritario de la oposición, es el que ha votado en contra, en una determinación esperada y lógica dentro del espectro político.

Ahora lo que toca es que el programa anual y el plurianual, se lleven a cabo y se cumplan lo más cercanos al 100%, facilitando con ello el vivir de la ciudadanía. Igualmente, en ese equilibrio contable de gastos e ingresos, deberán seguir trabajando por congelar e incluso bajar algunos impuestos, que los pozoalbenses sabrán valorar. También el capítulo importantísimo de gasto de personal necesita seguir mejorando y ajustándose, porque hay algunas secciones donde el rendimiento humano está por debajo de lo normal, funcionando con un coste más alto, que al final repercute en el bolsillo de todos.

El Ayuntamiento pozoalbense, junto a Covap y Prode, son las tres estructuras de personal más grande de nuestra comarca, y por lo tanto se necesita de una gestión profesionalizada y de control, como si de una empresa privada se tratara.

Tengo que reconocer que tenía mis serias dudas de que el binomio de gobierno funcionase con efectividad, dándose una mezcla de siete noveles y dos veteranos que tienen ya algunas legislaturas de recorrido. Al final la prioridad debe ser estar lo más cerca posible de la consecución de todos los objetivos propuestos, controlando los egos personales para que no supongan un obstáculo y gestionando lo público con la diligencia, la seriedad y la prudencia que se tiene con el bolsillo propio. De esa manera, poniendo el horizonte sólo en esta legislatura, los resultados positivos se consiguen.

No va a ser nada fácil seguir en la línea de estos seis primeros meses de gobierno, y más aún cuando se entre en la parte final de la legislatura, pero lo más importante es que todo está en manos de los nueve ediles que gobiernan. Para ello deberán seguir en la línea que han empezado, siendo cercanos a los vecinos y tendiendo siempre la mano con la máxima información a los grupos de la oposición, para que en la medida de lo posible también aporten y participen con su opinión, porque dentro de tres años y medio pasarán el examen de las urnas.

La ciudadanía esta hastiada de monsergas y refriegas políticas y más aún en la cercanía de lo municipal. El ciudadano valora los hechos, y que todos aúnen esfuerzos y soplen en la misma dirección para la mejora de su pueblo. Por el lado meramente personal del edil, debe de estar la satisfacción del trabajo bien hecho y la conciencia tranquila de su honradez, porque no se les puede olvidar que al final de su paso temporal por la política tendrán que volver a su cotidianeidad, teniendo más cerca aún a los propios paisanos.

Si hacemos balance de los últimos tres o cuatro lustros de las personas que han estado en el Ayuntamiento en el equipo de Gobierno, encontramos de todo, personas a las cuales se les ha valorado su trabajo y pueden pasear con la cabeza muy alta, otros que generan más indiferencia que otra cosa, y alguno que ha sido devorado por su propia soberbia, desapareciendo de cualquier extracto del pueblo.

Nuestros hechos y el tiempo nos van poniendo a cada uno en nuestro sitio, pero más todavía cuando se está en un cargo público como político.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada