Retazos y recuerdos del archivo de Manuel Luna Rivera, mi padre

ARTURO LUNA BRICEÑO


Hace años que mis hermanos, de los que algunos ya no están, y yo decidimos que el archivo de mi padre y la biblioteca familiar debía de ser entregada al Ayuntamiento de Pozoblanco, como era el deseo de mi padre. Esta semana se ha empezado a cumplir lo que Manuel Luna Rivera quería.

Son muchos de sus antiguos alumnos los que me han pedido echarle un vistazo a sus escritos y también algunos historiadores locales. Hoy, y ante la fecha que se avecina, voy a satisfacer algunas de estas solicitudes.

Fue mi padre un hombre culto y muy interesado por la historia de su tierra: Los Pedroches y en especial Pozoblanco, su pueblo. Hizo todas sus investigaciones escribiéndolas a mano en un buen número de cuadernos. Los que asistieron a su escuela saben que mi padre no utilizaba libros de texto. El escribía sus lecciones en libretas que le daba a cada uno de sus alumnos. Recuerdo la de Gramática en que decía: “Oración es la palabra o palabras que expresa un pensamiento”. Y así cada cierto tiempo, según avanzaba la docencia, iba escribiendo nuevas lecciones. Tenía una preciosa letra, muy elegante y equilibrada, como se puede apreciar en la foto de uno de sus cuadernos.



Para muestra de su manera de hacer e investigar transcribo la página 34 de uno de sus cuadernos en que se lee: La Virgen de Luna:

“No hay datos sobre fecha de comienzo de la veneración a esta imagen. La tradición dice que fue hallada la imagen a principios del Siglo XV por un joven vaquero de Pedroche en una encina próxima al pozo que hoy existe junto al Santuario.

Por mandato del Papa se construyó una modesta ermita que después fue ampliada y reformada.

Está en una pequeña prominencia del quinto de Navarredonda de la dehesa de la Jara a 14 Km, de Pozoblanco y 10 de Villanueva de Córdoba.

La tradición dice que los tres pueblos convinieron en que la imagen permanecería una cuarta parte del año en cada pueblo, y el cuarto restante en el santuario y si algún pueblo no se la llevaba el día que estaba señalado, perdería el derecho a la imagen. Le ocurrió tal hecho a Pedroche y perdió el derecho.

Es raro esto por dos razones:

1º.- Pedroche tenía ya su imagen predilecta: La Virgen de Piedras Santas-

2º- La ermita fue costeada por una devota de Pedroche, que la donó al Ayuntamiento de Pedroche, y éste al de Pozoblanco.

Lo cierto: Desde hace muchos años, Pozoblanco se lleva la Virgen el domingo de sexagésima, y la devuelve al santuario el día 1º de Pascua de Pentecostés. Al día siguiente se la lleva Villanueva y la vuelve a la ermita a los ocho días siguientes al domingo de Nuestra Señora del Rosario”.

Continúa este escrito hasta la página 38, espacio en el que narra el pleito que mantuvieron Pozoblanco y Villanueva de Córdoba por el derecho sobre la imagen de la Virgen de Luna. Pleito que se inició en 1589 y finalizó con sentencia definitiva firmada por el Cardenal Mileni, Nuncio en España, y dada en Madrid el 3 de Febrero de 1685.

Estos cuadernos estarán en Pozoblanco a disposición de todos aquellos que los quieran consultar o recordar cómo le escribía las lecciones en un cuaderno su maestro: Manuel Luna Rivera.

Por la presentación y transcripción su séptimo hijo: Arturo Luna Briceño.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada