Poesía a la Virgen de Luna

CLEMENCIA MUÑOZ
POZOBLANCO


Ya va llegando la hora
y el día se acerca al fin.
Que nuestra Virgen de Luna
vaya viniendo hasta aquí.

Ya preparan las carrozas
nuestras mozas entusiasmadas
y los mozos los caballos
para poder escoltarla.

Cuando salgo a esperarla
y la diviso por fin
por la pisada del moro
qué alegría siento en mí.

Al otro día de llegar,
en procesión te sacamos
por nuestras calles del pueblo
cantando así te llevamos.

Los enfermos en sus casa
se asoman a verla pasar
con lágrimas en los ojos
le dicen qué guapa estás.

Viva la Virgen de Luna,
Nuestra Madre celestial,
y que para el año que viene
también te pueda cantar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada