Monseñor Fernando Chica alabó los valores de los ganaderos de Los Pedroches

ANTONIO MANUEL CABALLERO 
POZOBLANCO


Monseñor Fernando Chica Arellano, Observador Permanente de la Santa Sede ante diferentes organismos de las Naciones Unidas, destacó los valores que han hecho grandes a los ganaderos de Los Pedroches “gentes que se crecen ante las adversidades y las dificultades y que intentan superarse, transformando el valle en cumbre”.

Este miembro de la Curia Romana y autor de varios libros, invitado por Covap, participó el martes en Pozoblanco en la conferencia titulada Las cooperativas al servicio del bien común. En febrero del 2015 fue nombrado por el Papa Francisco Observador Permanente de la Santa Sede ante las organizaciones y organismos de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, el IFAD y el PAM). Monseñor Fernando Chica Arellano nació en Mengíbar, población de la provincia de Jaén, el 24 de junio 1963. En 2000 fue alumno de la Pontificia Academia Eclesiástica convirtiéndose posteriormente en secretario de Beniamino Stella, Nuncio apostólico en Colombia En 2006 fue diplomático en la Misión Permanente de la Santa Sede ante la ONU en Ginebra, hasta que, en junio de 2007, fue nombrado Jefe de la Sección Española y encargado de asuntos de lengua española de la Secretaria de Estado de la Santa Sede , por lo que acompañó a Benedicto XVI, en las recepciones institucionales de sus visitas pastorales a España en 2010 y 2011. El 10 de junio de 2008 fue nombrado, por el Cardenal Secretario de Estado, Tarcisio Bertone, asistente del Presidente de la Pontificia Academia Eclesiástica.

Monseñor Fernando Chica, que demostró ante el numeroso público que acudió al Auditorio del Recinto Ferial un amplísimo conocimiento sobre Covap sin apenas hacer uso de un guión, aseguró que uno de los valores de los ganaderos de Los Pedroches es que “no olvidan su cuna, sus raíces y miran al pasado para aprender”. “La Iglesia los aprecia y la Santa Sede los conoce”, dijo.

En su intervención dio a conocer la visión de las cooperativas desde la Doctrina Social de la Iglesia y refiriéndose a Covap manifestó que “hablar de Covap es hablar de clarividencia en sus acciones, descarte de la indiferencia y una idea clara de que nos juntamos no para ganar más sino para ser mejores”.

Monseñor Fernando Chica demostró un gran conocimiento de Covap y de Los Pedroches. /SÁNCHEZ RUIZ



LAS CINCO LETRAS DE COVAP 

Utilizando las cinco letras que forman la palabra Covap dijo que no podían ser mejores para definir a esta cooperativa ya que la C es la de concordia, la O la de orientación, la V de verdad, la A de audacia y la P de prudencia.

Además, incidió en la idea de la cooperativa como responsabilidad “porque es de todos y lo siento como mío”, como participación “ya que es importante ceder. Escuchar, dialogar y tener conciencia de que mi voz no va a ser postergada, como fraternidad “porque todos venimos de un origen común, de una idea primigenia”, como igualdad no entendida como dar a todos lo mismo sino dar a cada uno lo suyo, solidaridad “sin dar protagonismos excesivos, donde ser comprendido y comprender” y como bien común “un principio tan necesario como olvidado, donde junto a los derechos estén las obligaciones”.

Pero, además, apuntó que en el centro de los objetivos debe estar la persona con su dignidad, circunstancia que, según destacó está presente siempre desde el origen de Covap y con Ricardo Delgado Vizcaíno, presidente fundador, como promotor.


SUGERENCIAS A COVAP 

En su muy interesante conferencia hizo una serie de sugerencias al consejo rector de Covap como apoyar la ancianidad mediante la creación de una residencia de ancianos o apoyando a alguna existente como lugar de convivencia común de quienes han dedicado su vida a la cooperativa, apoyar a la niñez creando o apoyando guarderías, instaurar becas que apoyen a los mejores expedientes académicos para formar a los mejores biólogos, veterinarios o bioquímicos y respaldando tesis doctorales que más tarde podrían repercutir en Los Pedroches, fomentar la investigación y hermanarse con alguna entidad del Tercer Mundo como gesto de solidaridad.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada