Los cuentos infantiles de Luciana López Aparicio

EMILIO GÓMEZ 
POZOBLANCO


Érase una vez. Así comienzan muchos cuentos infantiles como el del Premio La Voz de la Lectura Luciana López Aparicio. Y digo cuento porque los personajes que lo interpretaron parecían sacados de esos mundos mágicos. Hace casi un año arrancó esta aventura que tendrá continuidad el próximo viernes. El mundo de los peques es de una fantasía tal, que hasta tiene poder curativo. Si te metes en su mundo, te puede curar cualquier dolor de alma y corazón que tengas.

Lo que tienen ellos que nosotros no podemos alcanzar es la ilusión, esa que mueve el mundo de la fantasía. El año pasado era precioso verlos como iban al concurso con sus nervios, sus dudas y su afán por descubrir. Leen de otra forma porque creen que lo que están leyendo es verdad. ‘Platero existe o existió’ me decían cuando le preguntaba por el libro. La elección de los dos primeros premios fue difícil pues todos mostraron un gran nivel. Nerea Salguero se llevó el primer premio, 1000 euros que tiene guardados en el banco para cuando mañana le “hagan falta” dice ella. Nació un día de Reyes. Es por ello que la magia le ha acompañado en sus diez primeros años de vida. Está escribiendo su primer libro “La Noche más emocionante de mi vida”. Es la noche en la que ganó el concurso del que hablamos. Quiere empezar por ahí ya que a raíz de esa noche la vida “es más bonita” asegura. Sueña un día con ser escritora de aventuras aunque no sabe si le dará para vivir. “Por si acaso seré maestra pues nunca se sabe”.

Nerea Salguero. /SÁNCHEZ RUIZ


No ha cogido más el libro de Platero porque se “emociona” tanto que recuerda cuando rompió a llorar. Fue una final muy igualada donde estaba María Cardador que siempre me está diciendo “me gusta el trabajo que tú tienes en la radio, yo quiero ser periodista”. Es por ello que graba cuñas con Antonio Jesús. Las de Apervalle son las de su especialidad pues se disfrazan de personajes imaginarios que ellos inventan. María es fantasía pues llega donde no llegan los niños y niñas de su edad. Ganó Nerea el concurso y lo primero que hizo fue felicitarla y alegrarse por ella. “Sentí tanta alegría como si hubiera ganado yo, pues estábamos leyendo el mismo libro y sintiendo lo mismo” decía. Para ella fue una aventura emocionante porque conoció “ a gente que nunca había visto”. Los 500 euros que ganó los tiene guardados para “la Universidad”.

El concurso volverá la próxima semana con los niños protagonizando otra aventura más. Unos esperando a que les llegue su turno con las manos en los bolsillos, otros abriendo el libro apurando el último repaso. Los habrá también inquietos que rezarán para que sus nervios pasen y los que no se apartarán de sus padres en un día en el que su riqueza imaginaria saltará a escena. La infancia es un paraíso del que cuesta escapar y al que siempre volvemos para esparcirnos.

María Cardador. /SÁNCHEZ RUIZ



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada