La San Silvestre, disfrazada de lluvia

EMILIO GÓMEZ 
POZOBLANCO


Avanti. Adelante. Ya estamos en un nuevo año. El 2015 se despidió entre uvas y corriendo. La amenaza de lluvia y el goteo estuvo presente en su celebración.

La San Silvestre fue, como siempre, la última prueba del año. Fue una fiesta en todos los sentidos. Cada uno corría al 2016 a su manera, unos embutidos en un chándal, otros con el chubasquero, muchos disfrazados. En lo único que se asemejaban era en la ilusión.

En chándal o disfrazados, los participantes despidieron 2015 corriendo. /SÁNCHEZ RUIZ

En un país dominado por la pasión del fútbol, el running se ha abierto camino. La gente no quiere ser espectador de nada quiere ser protagonista de su propio cuerpo y alma. El Club Pádel Pozoblanco fue el encargado de la organización y lo que se recaudó fue para ACUIDE.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada