La retrocesión a la Corona del Estado de Los Pedroches por la Duquesa de Alba

ARTURO LUNA BRICEÑO 


Hoy sábado día 9 d e Enero de 2016 se cumplen 269 años desde que D oña María Teresa Álvarez de Toledo y Enríquez, Guzmán y Haro, Duquesa de Alba, novena Marquesa del Carpio y cuarta señora del Estado de Los Pedroches, se dirigió por la mañana al a Escribanía d e Tomás Francisco Izquierdo en Madrid. Su intención era hacer una escritura d e recesión con el firme propósito de acabar con una pesadilla que duraba ochenta y siete años. Y tras enumerar los títulos, grandezas y estados de las Casas de Alba, Olivares y el Carpio dijo: “que como actual Marquesa de dicho estado y Mayorazgo del Carpio, la pertenece y goza, posee el Estado de Los Pedroches en Andalucía que está agregado al dicho Marquesado del Carpio (en que tocan a Su Majestad todos los tributos Reales) y se compone de las Siete Villas de Pedroche, Pozoblanco, Torrecampo, Torremilano, Añora, Alcaracejos y Villanueva de Córdoba con su jurisdicción Civil y Criminal, Alta y Baja, medio mixto imperio y Señorío Vasallaje, penas de Cámara y sangre, Calumnias, mostrencos y escribanías, rentas jurisdiccionales y demás pertenecientes y anejas a ellas cuyas Villas con todo lo demás referido pertenecieron, tuvo, gozó y poseyó el Excmo. Señor Don Luis Méndez de Haro, Marqués del Carpio, Conde Duque de Olivares y sus sucesores y predecesores de la Excelentísima Señora otorgante en fuerza porque en escritura de Asiento y concierto que se otorgó entre la parte de Su Majestad el Rey Don Felipe IV y el dicho Excelentísimo Señor Don Luis en catorce de Abril del año de mil seiscientos y sesenta”

Así terminaba casi un siglo después uno de los episodios más importantes que le hayan ocurrido a las Siete Villas de los Pedroches.

86 años antes su bisabuelo Don Luis Méndez de Haro, VI Marqués del Carpio. Valido de Felipe IV, había conseguido firmar la paz con Francia en la Isla de los Faisanes en el Río Bidasoa. Por su acertada labor el Rey lo premió con 2000 vasallos donde él los quisiera, y Don Luis eligió las Siete Villas de los Pedroches, que tras el recuento que hizo la Corona resultó que tenían 3.649 vecinos y por tanto los 1.649 que había de más se debían de pagar a la Corona y se eligieron así: “corresponden los doscientos cuarenta y cuatro vasallos a los seiscientos setenta y uno de Torremilano. Trescientos y setenta y cuatro de los mismos que tiene la Villa de Pedroche, cuatrocientos y cincuenta y cuatro de Torrecampo y los quinientos y sesenta y siete de estos de Villanueva de Córdoba a respecto de que los dos mil vasallos de la merced primera se cumplió en los vasallos de las otras tres Villas de Pedroches que son Pozoblanco, Alcaracejos y parte de la de Torremilano”.

Estos vecinos no fueron abonados por don Luis Méndez de Haro que falleció poco tiempo d espués de adquirir el Estado de los Pedroches, y su sucesor Don Gaspar de Haro y Guzmán se olvidó también de hacerlo. Al llegar los Borbones al Reino de España tras la muerte de Carlos II, a principios del siglo XVIII, decidieron liquidar las grandes deudas que la nobleza española tenía con la Corona. Fue Doña Teresa de Silva, IV Señora del Estado de los Pedroches quien liquida todas las deudas de las Casas de Alba, Carpio, Olivares y Monterrey de la que era propietaria. Un total de 16 Estados, de los cuales la principal propiedad: El Ducado de Alba debía a la Corona, por atraso de Alcabalas, cuatro millones y medio de reales. Tras largas negociaciones acordaron que se saldaría la deuda retrocediendo a la Corona el Estado de los Pedroches.

El 9 de Enero de 1747 las Siete Villas de los Pedroches dejaban de pertenecer a la Casa del Carpio y volvían a la Corona que las mantuvo como tal Estado hasta 1836.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada