El Chairo y los secretos de su roscón de Reyes

EMILIO GÓMEZ 
POZOBLANCO


El Roscón de Reyes es una tradición que va cumpliendo años. Juan Domínguez hace 25 años hizo sus primeros roscones de reyes. Todo fue por un comentario que le hizo su cuñada que vivía en Madrid y que le sugirió que hiciera roscones de reyes que en Madrid era el dulce más demandado para disfrutar el día de Reyes. ‘El Chairo’ se lanzó a la aventura haciendo los primeros roscones repartiéndolos en los bares y restaurantes a los que le servía “se los llevé a estos bares y establecimientos con la misión de que los ofreciera gratis al público para que los conocieran”. Por entonces no había la cultura de este dulce de Reyes.

Juan Dominguez, junto a su hijo Elías y José, en el obrador de ‘El Chairo’, con algunos de sus roscones de Reyes. /E.G.

Los cientos de roscas que producen en el Obrador del Chairo vuelan en tiempo récord ya que no solo lo venden directamente sino que también le sirven a panaderías, supermercados de barrio, bares y restaurantes. Elías Domínguez tiene claro que no les queda otra “que echar horas en el obrador, sin apenas dormir. El horno no puede parar porque para llegar a producir altas cifras de este dulce y conquistar los paladares de los clientes, no hay más secretos que trabajar duramente”.

La clave para alzarse con la corona de rey de los roscones está en utilizar productos de calidad y hacer una elaboración artesanal “creo que eso es muy importante porque la gente apuesta por lo artesanal y lo natural”. Elías comenta que el roscón que han elaborado este año lleva “un relleno de nata natural”. Insiste en que a “la gente le encanta la rica masa que elaboramos, pero también el relleno”.

Elías nos explicó que el primer paso es crear una masa madre a base de levadura, harina y agua, que deberá dejarse fermentar durante horas. Tras ello, a la mezcla se le incorporan el resto de ingredientes, que son azúcar, huevos, leche y mantequilla. Todo ello se amasa, para a continuación, dividirla en porciones y dejarla reposar. Después de este proceso, la masa ti ene que fermentar, de nuevo, tras darle la forma circular característica del roscón. Luego ya se adorna la superficie con calabazate, rodajas de naranja confitada, frutas escarchadas, almendras, guindas y granos de azúcar. Llega así el momento de cocer el dulce en el horno y finalmente de abrir la rosca para introducir el relleno. «Todo es artesanal, el roscón lleva mucho trabajo. Sólo nos falta hacer las cajas», indica Elías Domínguez quien cierra los ojos y solo ve roscones en estas fechas.

Varias bandejas de roscones recién hechos en el obrador de 'El Chairo'. EMILIO GÓMEZ

El Roscón de Reyes es la mejor manera de arrancar la llegada de los Reyes y endulzar los primeros días del nuevo año aunque como comenta Juan Domínguez “este año viene todo muy seguido pues apenas queda un mes para la Virgen de Luna”. Llegará entonces la época de los hornazos en una confitería con más de 100 años de historia.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada