¿Consecuencia de vivir poco o de sufrir poco?

EMILIO GÓMEZ
(Periodista - Director)


Vivimos en una época en la que s e mitifica de tal modo la juventud que hemos hecho de muchos adolescentes unos egocéntricos que se enroca en sí mismos. La consecuencia no es de haber vivido poco sino de haber sufrido poco.

Decía recientemente el tenista Tommy Robredo “yo no tuve mi primer móvil hasta los 16 años y hoy un niño que no tiene móvil es un marginado. Si a un chaval se le rompe el iPhone 5, rápidamente se compra el iPhone 6. Así que, cuando las cosas se ponen difíciles, lo más sencillo para un joven en rendirse”. Son unas duras palabras para reflejar una realidad. La culpa de que los jóvenes actuales sean unos blanditos la tienen los padres y no ellos. Y luego están los referentes. Mientras mejor situados, peor educados. Antes los héroes tenían educación. No solo los de carne y hueso sino los de papel. Los cómics nos llevaban a héroes como el Capitán Trueno que a pesar de las batallas que libró siempre fue un señor que nunca se ensañó con el enemigo. Nunca fue malhablado. Muy lejos de algunos cómics o dibujos animados de ahora donde los insultos son abundantes.

Pero no solo pasa en el papel, también en la vida real. Esta semana hemos visto como un jugador colombiano del Madrid como James se da a la fuga con su coche a 200 por hora. Lo castigan sin jugar, y por no jugar, pide la cabeza del técnico. Hace unos meses, un chaval multimillonario como Benzemá se dedicó presuntamente a amargarle la vida a un compañero de selección. Esta semana vimos una batalla campal donde a un jugador que hace unos meses por morder a los rivales, Suárez, prepara una emboscada para esperar a los rivales en el túnel de vestuarios. Sin olvidar a Piqué que está en todas. Un héroe que aparca en el carril del bus encarándose después con los policías, capaz de disfrazarse en el campo del rival dejando hecho una “basura” los vestuarios de Getafe. Es Piqué quien llama a un compañero, “cono” y “jugadores de rugby a los futbolistas del Español”. No es extraño que lo piten aunque vista la camisola de la selección. Y Alves quien dice a la prensa “qué puta basura que son, somos objetos utilizados por la prensa”. Piensan que están siendo utilizados porque se creen en el centro de todo. Los utilizados son los aficionados que adoran a impresentables.

¿Estos son nuestros ídolos? Esperemos que no tengan mucha influencia en nuestros jóvenes.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada