Caer está permitido, levantarse es una obligación

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ 
(Periodista) 


El lunes pasado fue el “Blue Monday”, el lunes más triste del año. Sí, coincide que es lunes, que hacía frío, que estaba nublado y que aun falta mucho para que llegue la primavera y el buen tiempo. Muchos factores que juegan en contra. Pero sólo es el lunes más triste del año si nosotros decidimos que sea el más triste. Es más, realmente podría resultar un día horrible porque hemos suspendido un examen, o porque hemos discutido con nuestra pareja, hermano o madre, o porque en el trabajo todo ha salido mal.

Sin embargo, aunque todo esto hubiera sucedido, siempre tenemos la capacidad para sobreponernos a ello. Somos capaces de superar los problemas y de seguir hacia adelante si nos rodeamos de pensamientos positivos.

Por muy mal que haya ido el día siempre podemos pensar que el siguiente será mejor. Las cosas pueden arreglarse si realmente nos esforzamos porque lo hagan. De nada sirve agachar la cabeza, poner cara seria y meterse en la cama para que el mundo y los problemas desaparezcan.

Los problemas no van a desaparecer, seguirá siendo los mismos a menos que nosotros luchemos por cambiarlos.

De nada sirve tener un mal día si no se aprende de los errores y se continúa caminando.

Caer está permitido, levantarse es una obligación, decía una de mis canciones favoritas. Y es verdad. Sólo nosotros mismos podemos cambiar un mal día en un día de oportunidades. Porque aunque a veces parezca que está todo negro, no hay que angustiarse con los problemas, hay que afrontarlos con serenidad. Saber esperar y no descorazonarse. Y de paso contagiar a los demás con nuestro optimismo. Porque lo mejor siempre está por llegar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada