Navidades, Reyes Magos y juguetes para los niños

JOAQUÍN DOMÍNGUEZ GUIJO 


Para quienes ya peinamos canas, la llegada de las fiestas navideñas nos despierta un sentimiento agridulce. De una parte vienen a nuestra memoria los recuerdos de aquel calor que nos envolvía cuando éramos niños, porque, en mi opinión, la Navidad , además de ser un acontecimiento religioso, es una parte del hogar familiar que cada uno llevamos en nuestro corazón junto a la ternura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro; un tiempo para vivir en familia, reunidos con los seres queridos, ocasión para agradecer tantos bienes como nos regala la vida a lo largo de todo el año.

Pero la Navidad es también un tiempo de nostalgias, días en que miramos al cielo para brindar por aquellas personas que se fueron demasiado pronto de nuestras vidas para mostrarles nuestra gratitud por todo el bien que nos hicieron. Sus sillas vacías en la Nochebuena y sus ausencias despiertan en nosotros un halo de tristeza que procuramos combatir y superar mirando al futuro con nuevos villancicos.

Después vendrá la noche de Reyes, una de las celebraciones más especiales del inicio del año, especialmente para los más pequeños. Es inevitable, llegada esta fecha , percibir la cara de felicidad de éstos. Nosotros también experimentaremos aquellas sensaciones vividas en nuestra infancia, recordando, días antes ,cómo nos habíamos portado a lo largo del año y qué bien premiarían los Reyes Magos este esfuerzo.



La festividad de los Reyes Magos será la ocasión anual para la compra de juguetes para los más pequeños. Me atrevo a hacer algunas reflexiones sobre el particular, que espero y deseo sean útiles a todos a la hora de elegir los más provechosos y educativos para nuestros infantes. Porque el mundo del juguete está plagado de posibilidades donde elegir pero no todas son igualmente educativas y convenientes para la construcción del conocimiento en nuestros hijos.

A pesar de que los juguetes de hoy parecen diferentes a los de antes, el objetivo de nuestra elección sigue siendo siempre el mismo: llevar la alegría y el placer a los niños y generar oportunidades para su aprendizaje y desarrollo. Escogiendo los juguetes que sean capaces de fomentar el juego sano estaremos contribuyendo también al desarrollo cognitivo, físico y social de nuestros hijos.

Para la elección más idónea hemos de considerar algunos aspectos que paso a comentar :

- En primer lugar el juguete elegido ha de adecuarse a la edad del niño. Buscaremos juguetes que tengan en cuenta sus intereses y su nivel de desarrollo. Elegir el juguete adecuado en el momento adecuado enriquece la experiencia de juego del niño y sienta las bases de su aprendizaje.

- El juguete colectivo es siempre más interesante que el individual porque posibilita el juego cooperativo y socializador de los pequeños.

- Mi experiencia como padre me dice que los juguetes más caros no son siempre los más idóneos. Cuanto más sofisticados sean éstos antes terminarán aburriendo a sus usuarios. Recuerdo cuando a mis hijos les traían los Reyes juguetes electrónicos, con mando a distancia, etc. Al poco de usarlos durante un corto espacio de tiempo terminaban almacenados en el baúl de los recuerdos.

Sin embargo, en otras ocasiones, juguetes más sencillos y económicos llamaban su atención y despertaban su imaginación y creatividad para llevarles a inventar “historias maravillosas” en torno a los mismos.

- Los juguetes elegidos han de ser de construcción sencilla, con materiales agradables a la vista y al tacto, seguros, con múltiples posibilidades de utilización e interesantes para los niños.

Y, sobre todo, no olvidarnos que el mejor juguete para nuestros hijos podemos ser nosotros mismos: padres, abuelos, hermanos y demás miembros de la familia. Porque la Noche de Reyes más feliz será aquella en la que podamos compartir con los nuestros amor y felicidad.

Feliz Navidad y Reyes Magos para todos.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada