La campaña de los “guais”

MIGUEL CARDADOR LÓPEZ
(Presidente-Editor)


Ahora, con el cuatripartito en juego, nos han atiborrado de una presencia casi continua no sólo en los espacios informativos de televisiones y radios, sino en los de entretenimiento y deportes. Todo ello priorizando más el lucimiento personal que el cotejo y la defensa de sus programas electorales.

Uno, comentando partidos de fútbol y jugando al futbolín. Otro, con su planta de maniquí del corte inglés, nos enseñó cómo preparar un zumo de frutas. El líder del partido del color morado, agarró la guitarra y se atrevió a cantar una canción de Krahe. Y por último, el líder de Ciudadanos compitió en una carrera de autos locos en el show de un programa.

La gran parte de los minutos consumidos en esa vorágine a cuatro, a dos, a seis, o si hubieran hecho uno a veinte. Al final la vieja y la nueva política tienen más puntos en común de lo que aparentan, el tiempo será quien dé el verdadero veredicto.

Todos los candidatos, y especialmente los cuatro mayoritarios en intención de voto, en muchos momentos se han expresado dialécticamente en el formato “Cantinfleando”, término que proviene del genial Cantinflas, que quiere decir hablar mucho y no decir nada.

Yo, aparte de estar decepcionado, estoy preocupado, porque de los verdaderos problemas y cuestiones que atañen al país, a ninguno se le ve que tenga las claves para mejorarlos o simplemente no agravarlos. Y lo que es más importante, las soluciones a algunos de esos problemas requieren mucho dinero, y no se sabe bien de donde va a salir.

Yo quiero respuestas serias a seis graves problemas que vamos a tener a corto y medio plazo: el descenso de la natalidad y lo que ello supone; qué reforma laboral se va a llevar a cabo para que sea sostenible para el empresario y digna para el trabajador; cómo se van a mantener las pensiones, cuando todo apunta a que en unos años no habrá caja de ahorro destinada a las mismas; el copago sanitario, que más pronto que tarde acabarán por extenderlo y ampliarlo; la educación, donde cada vez está más debilitada la figura del docente (y así nos va); y ya por último, cómo vamos a mantener o mejorar la ley de dependencia, para que dignamente los que tienen enfermedades puedan ser atendidos en sus domicilios.

Estos seis temas, y alguno más, para mí son de vital importancia el poder darles solución, porque la realidad es que la cosa pinta más bien oscura que clara, ya que ahora mismo la tasa del paro está sobre el 20%, el déficit llega al 100% del PIB, y la cruda realidad es que la mayoría de los españoles son más pobres que hace unos años.

Por otro lado está lo que pasará después de las elecciones, donde el ansia por el poder puede dar acuerdos de perdedores, no respetando la voluntad de la mayoría de los votantes.

Hoy es jornada de reflexión, hagamos eso, reflexionar, entre el panorama del malo y malísimo qué tenemos que escoger; y acudan mañana a votar.

Claro que también es verdad lo que me comentaba mi buen amigo de Fernán Núñez, Miguel Ángel Miranda: “para qué nos quejamos tanto, si bastante bien estamos para estar en manos de quien estamos”.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada