Entrevista a Raquel Gil, autora de la novela 'Alas y Raíces... Amor'

“He vivido el proceso de escritura
con verdadera pasión”


ANTONIO MANUEL CABALLERO
AÑORA


Esta semana Raquel Gil Espejo presentaba en su localidad, en Añora, su primera novela, que lleva el nombre de Alas y raíces… Amor.

Raquel Gil el pasado miércoles, en la presentación de su novela en Añora. /SÁNCHEZ RUIZ

– ¿Qué supone para usted haber visto publicada su primera novela? 
– Es la consecución de un sueño. Cuando uno comienza a escribir, lo hace porque quiere, porque le gusta y cree en lo que está haciendo. Conseguir que una editorial apueste por ti, por tu trabajo, es un premio a todo ese esfuerzo.

– ¿Le costó encontrar una editorial que apostara por publicarla? 
– Antes de que Editorial Vitela apostara en firme por mi novela y por mí, hubo al menos una decena de editoriales de coedición que se interesaron en mi trabajo. Por motivos diversos, decidí esperar para ver si se me presentaba otra oportunidad, una oportunidad mejor. Y esta llegó, como he comentado, de la mano de Editorial Vitela, meses después de que les enviara mi propuesta editorial, en la que incluía una sinopsis de mi novela, así como un par de capítulos de la misma, entre otros.

– ¿Qué sensaciones experimentó escribiéndola? 
– Muchísimas. Cuando comencé a adentrarme en el mundo de Alas y raíces, lo hice por convicción, porque creía en lo que estaba haciendo y porque siempre he pensado que la historia de Maysa y de todos aquellos que decidieron permanecer a su lado, tiene todo para llegar al lector. Podría decir que me dejé atrapar por su historia. He vivido el proceso de escritura con verdadera pasión. Ha sido muy divertido escribirlo, aunque a veces me daban ganas de sacar toda la información de mi mente y dejarla en blanco. Esto solía ocurrirme sobre todo cuando estaba acostada y mi cabeza comenzaba a dar vueltas, a imaginar diálogos enteros, momentos de vital importancia…

– ¿Desde cuándo tiene esta afición por la escritura? Tengo entendido que realizó algunos cursos o talleres. 
– Así es. Podría decir que mi afición por la escritura viene desde siempre. De pequeña participé en varios talleres de redacción y poesía impartidos por Alejandro López Andrada, quien ha prologado mi novela, y a quien le estoy muy agradecida. También, en 2012, realicé un Taller de Escritura Creativa impartido por Carmen y Gervasio Posadas, con la posterior publicación de mi relato corto “Una maravillosa excepción”. Fue en octubre de ese mismo año, cuando comencé a escribir Alas y raíces… Amor.

– ¿Ha sido antes lectora que escritora? 
– Sí, por supuesto. Pienso que para ser un buen escritor, es necesario ser un gran lector. Según palabras de Lovecraft “ningún escritor que aspire a publicar debería contentarse con adquirir simplemente las técnicas de su oficio. La impresión debe ser mayor que la expresión. Cualquier intento de mejorar en la escritura deberá ir precedido de la lectura analítica de las grandes obras de su tiempo”. Estoy completamente de acuerdo con estas palabras.

– ¿Desde el principio tenía clara la historia que quería contar? 
– Más o menos. Desde un principio supe cuál sería el comienzo de Alas y raíces, y cuál su final. Del nudo, apenas tenía unas nociones… Los personajes fueron surgiendo, la trama los iba pidiendo. Enseguida una idea se enlazaba con la otra, y todo tenía sentido. A veces comenzaba a escribir con una idea y la propia historia me llevaba a otras bien diferentes. Había momentos en los que tenía la sensación de que la propia Maysa, la protagonista de mi novela, se expresaba por mí. De hecho, hay mucho de mí en ella, en sus pensamientos, en sus sentimientos, en su modo de ver el mundo, o en la importancia que le da a las cosas.

La escritora reconoce que ha cumplido un sueño al ver publicado el libro. /SÁNCHEZ RUIZ

– Su apuesta es por personajes femeninos, ¿verdad? 
– Completamente. Desde un principio tuve claro que la protagonista de Alas y raíces sería una mujer, y una mujer fuerte, una líder. La acción girará alrededor de Maysa d’Angeli. Eso sí, he de confesar que estará rodeada de grandes hombres. Algunos que siempre estuvieron, y otros que llegaron para quedarse. Además de muchos otros personajes, muy diferentes entre sí, pero con unos objetivos en común.

– ¿Qué nos puede avanzar del argumento de Alas y raíces…Amor
– Maysa d’Angeli es una chica joven que vive creyéndose una persona de lo más normal. Eso cambia es día en el que descubre que sobre ella pesa una maldición y que nada puede hacer para evitar su cumplimiento. Es entonces cuando Maysa, junto a tía Mary, quien se hizo cargo de ella a la muerte de sus padres, y a Adrian, su hijo, ponen rumbo a While Hills, donde existe una casa familiar construida a modo de fortaleza. Será a partir de entonces cuando los tres miembros de la familia d’Angeli abran su corazón y tiendan su mano a otras personas. Nuestra protagonista habrá de hacer un enorme ejercicio de autodominio, de superación personal. La oscuridad no le dará tregua. Su alargada sombra se cernirá sobre ella, la incitará. El amor, por otra parte, también está muy presente, vital. Estará está presente en cada decisión, en cada acción. Es cierto que Maysa d’Angeli y Derian Milech no tendrán una historia de amor al uso, sus vidas, el mundo en el que les ha tocado vivir no se lo permitirá, pero lucharán porque éste prevalezca, porque marque la diferencia ente quiénes son y qué están llamados a convertirse. Los lazos familiares, la amistad, el sacrificio, el dolor, el autodominio, la superación personal, las segundas oportunidades… serán algunos de los valores intrínsecos que aparecerán en Alas y raíces… Amor.

– ¿Está basada en alguna historia que ha vivido o conocido? 
– No. Aunque como he comentado anteriormente hay mucho de mí en Maysa, Alas y raíces pertenece al género de ficción.

– ¿Atrapa enseguida al lector? 
– Sí. Al menos eso es lo que he pretendido. Uno de mis grandes propósitos ha sido enganchar al lector desde el principio y crear un sentido de total empatía hacia los personajes. Por ello, Alas y raíces… Amor está plagada de valores intrínsecos, inherentes a cada una de los personajes, muy diferentes entre sí, pero con unos objetivos en común. Definitivamente, creo que sí, que tiene todo para atrapar al lector en su magia.

– Nos contaba que es una novela muy cinematográfica. 
– Sí, bien podría serlo. ¡Quién sabe si de aquí a unos años la podemos disfrutar en la gran pantalla! Sería maravilloso.

La escritora con su novela en las manos. /SÁNCHEZ RUIZ

– Forma parte de una trilogía, ¿podrían ver en el futuro la luz las otras dos entregas? 
– Así es, Alas y raíces pertenece a una trilogía. Ojalá pudieran ver la luz las otras dos entregas, pero primero démosle tiempo a esta primera, ¿no crees? Espero que mi novela tenga una gran acogida entre el nutrido grupo de lectores que hay en nuestro país.

– ¿Qué persona o personas han sido las que más le animaron en su faceta como escritora? 
– Mis padres y mis hermanos siempre han estado a mi lado, dándome todo su apoyo. Pero he de destacar, por encima del resto, a mi hermana María Isabel. Ella ha sido mi gran compañera durante todo este proceso. De hecho, capítulo que iba escribiendo, capítulo que ella iba leyendo. Mi hermana ha sido mi gran apoyo, siempre; llegando a creer más en mí de lo que yo he llegado a hacerlo. Siempre estaré en deuda con ella. Con todos ellos.

– ¿Cómo se va a distribuir la novela y dónde se puede conseguir? 
– Cualquiera que quiera hacerse con un ejemplar de mi novela, puede hacerlo a través de la librería virtual de Vitela Gestión Cultural y cualquier librería o papelería de España, entre ellas “Pepa Pepita” de mi pueblo, de Añora. Tan sólo hay que pedirlo y les será enviado.

– ¿Cómo fue la presentación en Añora y qué sensaciones vivió usted en ese acto? 
– Fue una noche mágica. Compartir ese momento con mi familia, la hizo insuperable. Mirar a tus padres y hermanos y ver su cara de orgullo, de satisfacción, no se puede describir con palabras. Es lo más hermoso que me podía suceder. La verdad es que miraras hacia donde miraras, veías una cara conocida y, por sus gestos, te dabas realmente cuenta de que estaban ahí por ti, y eso es muy bonito.

Raquel Gil el pasado miércoles, en la presentación de su novela en Añora. /SÁNCHEZ RUIZ

– ¿Se ha sentido arropada por su pueblo? 
– Sí, sin duda. Una vez más, mi pueblo se ha volcado con una vecina. Estoy muy orgullosa de todos ellos, de quienes estuvieron esa noche a mi lado, quienes no se la quisieron perder, así como de todos aquéllos que me han estado felicitando estos días y dándome su ánimo. He de destacar que desde el Ayuntamiento de Añora me han brindado su apoyo y se han puesto a mi disposición desde el primer momento, haciendo de la noche del 23 de diciembre una de las más hermosas de mi vida.

– ¿Ha tenido tiempo de recibir ya las primeras críticas literarias de los lectores? 
– Aún no. Creo que es pronto. Alas y raíces tiene 733 páginas, y estos son días familiares. También, hace apenas unos días que salió a la venta. Pero estoy convencida de que pronto irán llegando. Lo estoy deseando. Sí he leído las palabras que Solienses y la Asociación Cultural y Deportiva El Saco han escrito acerca de la noche de la presentación. Muy generosas, y cargadas de un enorme cariño. Gracias, muchas gracias.

– ¿Usted tiene algún referente o escritor o escritora que le guste especialmente? 
– No diría tanto referente, pero algunos de los escritores que más leo con: Danielle Steel, Kent Follet, Julia Navarro o William Shakespeare.

– ¿A quién ha dedicado Alas y raíces…Amor
– A mi abuela Eladia, quien hoy no está a mi lado. Unos días después de perder a mi abuela Eladia, lancé una promesa al cielo. Le dije que escribiría un libro y se lo dedicaría. Si algo tengo claro es que la palabra dada hay que cumplirla. Esta novela, toda ella, cada línea, cada momento, cada sonrisa, cada lágrima, todo, absolutamente todo, es para ella. No podía decepcionarla...


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada