El Ayuntamiento de Pozoblanco, Cope y Semanario La Comarca recuperan la tradición de las Cartas al Rey Melchor

ARTURO LUNA / EMILIO GÓMEZ 
POZOBLANCO


En el Bulevar de Pozoblanco-en el antiguo Kiosko de prensa- se va a habilitar un punto de información navideño en el que estará el Rey Melchor. Lo anunciaba el pasado viernes el concejal de Medios de Comunicación y primer teniente alcalde, Santiago Cabello. Los niños y mayores podrán echar su carta al Rey que es de la década de los 40 y estaba situado en la Casa de Boschs, Gran Bazar, que estaba situado en la entonces Plaza de Abastos, hoy Plaza de la Constitución y se convertía en una gran juguetería, la única que existía en la Comarca. A sus escaparates acudía la chiquillería para mirar ilusionada el gran muestrario de juguetes que allí estaba expuesto. Seleccionando lo que querían que le echaran los Reyes Magos. Escribían una carta con su solicitud. Esa misiva la depositaban en un Rey Melchor que portaba un cofre en que había una ranura para introducir la carta.

La recuperación de la tradición de las cartas al Rey Melchor es una de las actividades navideñas anunciadas ayer viernes en el bulevar de Pozoblanco. /SÁNCHEZ RUIZ

El objetivo es para los mayores “revivir viejas navidades y para los más pequeños cultivar la ilusión de los Reyes” indicaba Santiago Cabello que apuntaba que “las mejores cartas que se le entreguen al Rey serán seleccionadas para que sean leídas en Cope Pozoblanco y en el Semanario La Comarca además se premiará con unos premios a las mejores cartas de acuerdo con edades de hasta 9 años; de 9-14 y de adultos, de 14 a 100”.

Junto al Rey Melchor hay intención de poner una colección de juguetes antiguos, por lo que “solicitamos que quienes los conserven los traigan y tengamos pues una exposición de juguetes antiguos” apuntaba Cabello. Además se grabará un video con lo que fue esa tradición en Pozoblanco de llevar la carta al Rey Melchor a la Casa de Boschs.

Casa de Boschs.

El Rey Melchor es el más viejo de los tres Reyes Magos, (Melchor, Gaspar y Baltasar) y se le conoce como el Rey Blanco, porque tenía su pelo canoso y su bigote y barba blanca. Fue el más generoso con el Niño Jesús, en su ofrenda Melchor le regaló oro al Niño de Belén. Y este es el Rey Mago que se expuso por primera vez en 1940 en Casa de Bochs. Allí aparecía en el mes de diciembre, junto a los juguetes, hasta bien entrados los años sesenta en que desapareció la tienda.

Arturo Luna, ha sido uno de los promotores de la idea. Para él, este rey “es un trozo de la historia de Pozoblanco y es una magnífica idea que el Ayuntamiento, Cope y el Semanario La Comarca quieran recordarlo con una actividad llena de magia”. La cultura de mandar cartas a los Reyes Magos ha sido sustituida por la de Papa Noel por ello Luna subraya “que es buena esta iniciativa”.


Rey Melchor de la Casa Boschs. /ARTURO LUNA


Querido Rey Melchor:

Hace mucho tiempo que dejé de escribirte. Me pregunto ahora escribiendo esta carta, por qué dejé de mandarte esas letras que siempre te hacía llegar por Navidad. Me he dado cuenta de que los reyes siempre quieren seguir dejándonos mensajes y quieren seguir dando vida a nuestros deseos. Es por ello que hoy me decidido. Esta es mi carta:

Ya han pasado muchos años desde aquella primera carta que os escribí, no sé si te acuerdas, yo vagamente pero recuerdo que apenas unía las letras cuando ya me imaginaba como eras. Lo que sí recuerdo claramente son esas noches que pasaba esperándote, intranquilo. Todos los ruidos me parecían que eras tú y entonces te imaginaba porque me decían que no se podía ver al rey cuando te deja los regalos. Fue la primera vez que supe que la imaginación a veces es más maravillosa que la propia realidad. Como estamos hecho de memoria, amistad y amor este año te voy a pedir que todos encuentren el niño y la niña que hay escondido en ellos. A partir de la próxima semana abriremos los micrófonos de la radio al oyente y el periódico al lector para que traigan sus días felices de Navidad y Reyes. Queremos que lo cuenten y nos digan cómo vivían las primeras luces del día mágico, aquel regalo que le ilusionó, que nos traigan los días lejanos y felices que vivieron. Espero que al ser mago encuentres aquellos chiquillos que creyeron en todo una vez. Sí, lo sé que era fruto de la inocencia, de la fe, de la ilusión que solo se ti ene cuando uno es un niño pero vuestra magia puede con todo.

Te escribo con esa esperanza, la de hallar lo perdido, lo dejado sin que apenas me diera cuenta. Hay infancias que saben esconderse entre los juguetes y un día salen sin avisar. Por eso me gustaría que encontraras esa infancia donde buscábamos cosas que no teníamos. Hoy lo difícil no es tener cosas sino recuperar las perdidas. Las ilusiones de los niños de antes se parecen a un manojo de globos de colores que se han ido volando para perderse con el viento del tiempo. No sé si se podrán encontrar esos globos pero sí sus recuerdos.

Desde el momento nos pidieron ayuda en esta actividad que se va a llamar ‘Recuperando Tradiciones’ dijimos que sí pues todos las personas le debemos carros de ilusión a los magos de Oriente. La infancia escribe cartas y no solo hay que ser un niño para escribir la carta. Nunca se deja de ser niño ni se olvida esa noche donde la magia recorre todos los domicilios y busca cartas en los zapatos y agua en los balcones para los camellos.

Con esta iniciativa se quiere que los niños echen su carta y los mayores la carta de su infancia. Algunos de ellos ya nos han recordado que de niños iban a Casa de Bochs a echar la carta al rey Melchor. Un rey que se ha encontrado. Sigue vivo. Lo tiene Bartolomé Moreno quien lo ha cedido para que de nuevo se pueda visitar y echarle las cartas.


En estas fechas nos pueden faltar los niños (los que son y los que lo fueron). Todos juntos aunque unos con sus recuerdos buscando cosas que tuvieron y otros esperando que sus peticiones se cumplan. 

EMILIO GÓMEZ




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada