De buen rollo

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ 
(Periodista) 


Decía el director de cine Woody Allen que “el dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”.

Está claro que el cineasta es una de las grandes mentes que viven en la actualidad, pero el debate sigue abierto. ¿Es posible no ser feliz con una enorme cuenta corriente? ¿Puede sentirse bien consigo mismo una persona que no tenga ni un céntimo en el banco?

Dicen algunos psicólogos que negar que el dinero facilita la felicidad es absurdo, pero pretender buscar la felicidad a través del dinero también lo es. Y si no que se lo digan a los que ganan la Lotería de Navidad, porque el subidón de adrenalina al escuchar su número debe ser indescriptible.

Sin embargo, no todo se resume a felicidad= dinero. Claro que no.

La felicidad no depende de algo tan sencillo (si entendemos por sencillo tener dinero). La felicidad depende de nosotros mismos, de lo contentos que estemos con lo que tenemos. Hay que gente a la que le pasan cosas maravillosas a diario pero no las valora y no consigue ser feliz. Y también hay gente a la que le suceden cosas normales, cosas cotidianas, pero las valora y se siente feliz. Depende de la disposición que tenga cada uno.

Esto lo digo yo y lo dicen los psicólogos. Depende de la actitud que se tenga ante la vida sin ser ingenuo, claro. Para ser feliz hay que pasar por momentos poco agradables pero que nos hacen valorar los buenos.

También dicen los expertos que para ser feliz hay que ejercitar la paciencia porque las cosas no ocurren cuando y como queremos. Y rodearse de personas positivas también ayuda, porque el buen rollo se contagia.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada