París (otra vez) ametrallada

ANTONIO GARCÍA HERRUZO
(Maestro)


Cita: «La superstición es la única religión de que son capaces los espíritus degenerados». François-Marie Arouet, VOLTAIRE –Tratado sobre la tolerancia (1763)—.

Si hubiera otra Guerra Mundial probablemente será de religión o bajo apariencias religiosas. Los últimos salvajes atentados de los descerebrados fundamentalistas, ya nos lo están advirtiendo. Contra ellos –no nos engañemos—, la represión armada va a tener m uy poquita o ninguna eficacia, y lo que se prohíba en las mezquitas se hará en las calles, y viceversa. En el siglo V a.C. el filósofo griego EPICTETO sentenciaba: “No hay que tener miedo de la pobreza, ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte... De lo que hay que tener miedo es del propio miedo”. Afirmo aquí (aunque alguno se alarmará), que en la base de tanto horror está la injusticia, porque la justicia sin fuerza y la fuerza sin justicia constituyen dos grandes desgracias para todo el género humano. Y es que la mitad de nuestras equivocaciones en la vida nacen de que cuando debemos pensar, sentimos, y cuando debemos sentir, pensamos. Porque, dime amigo lector, si no es cierto que cuando en el mundo hay terribles desigualdades, hambres atroces y pobrezas seculares, aquellos que las sufren miran hacia el cielo(siempre y en todas partes fue así), y lucharán por él con el único medio a su alcance: el terror, la violencia. El único remedio, que no nos engañen, es como afirmaba JOAQUÍN COSTA, dar pan y libros, porque una vez saciada el hambre, tan solo con la educación superaremos la ética(?) de los instintos.

Viernes 13 de Noviembre de 2015: una vez más, (¿hasta cuando?) la barbarie sacude las calles de la ciudad de la luz, de la urbe del amor, de la cuna de las libertades. Algunas de estas bestias han caído, pero, como los miembros de ciertos reptiles, los espasmos de una ficción de vida siguen sembrando muertos. En manos de nuestros gobernantes (?) parecemos tranquilizarnos; olvidamos que el principio de todo gobierno democrático es la VIRTUD, y que quien no sabe gobernar será siempre, siempre, un usurpador.



Los altivos poderes europeos o americanos, pretenden hacernos olvidar que los integrismos islámicos, como cualquier cerrazón, suelen ser el resultado de una persistente injusticia o de un olvido secular, que hacen volver los ojos de las víctimas hacia sí mismas y a los suyos, subrayando así las diferencias étnicas. Quienes se quejan de la violencia en las series o películas de la TV, probablemente no ven los telediarios: Aparte de los niños ahogados flotando a la deriva en nuestras playas, los que son asesinados/vendidos por sus propios padres (?), niñas violadas en África, los cincuenta mil que mueren de sed cada día,.. . Víctimas de otro terrorismo a los que nadie menciona ni defiende; sí, son los otros muertos, todos los otros masacrados por la infinita y atroz desdicha: los niños kurdos, sirios, iraquíes, palestinos, somalíes…¿ Qué tienen en común, aparte de su dolor que clama al cielo?. Yo os lo diré aquí: SU RELIGIÓN que es la musulmana, la violencia cotidiana contra el Islam, sin distinción alguna, está llamando a gritos al integrismo. La secuencia de los hechos se repetirá una y otra vez y con imperturbable precisión. Ni siquiera las protestas internacionales ( las hipócritas protestas estandarizadas) han sido lo bastante taxativas. Las reacciones ante el disparate genocida (¡son tantos!), de la infancia desvalida se han reducido, para humillación de todos nosotros, a huecas palabras, a hipócritas gestos de condena, y al fin, al desentendimiento de un problema vergonzoso y vergonzante que nos atañe no sólo como humanos, sino como muy próximos afectados.

¡¡ Estamos en guerra!!, declara eufórico el fatuo presidente francés. Afirmaba un paisano suyo PAUL VALERY, que “el que predica la guerra es un apóstol del demonio”. Una vez más se impone la guerra frente a la solidaridad o a la justicia universal, la clara evidencia de que la creencia de una EUROPA COMÚN (?) sigue siendo un “flatus vocis”, que el egoísmo soez de los pueblos instalados ignora las carencias vergonzantes de los pueblos olvidados. Sólo dos datos: tan sólo los bombardeos de EEUU sobre Irak o Siria importan la escandalosa cifra de 3500 millones de euros!!. O la gran coalición europea, que ya ha autorizado 1500 millones de euros para la primera fase de la guerra!. En algún lugar leí que la pobreza a menudo (o no tan sólo a menudo) priva al ser humano de toda virtud; es difícil que un costal vacío se mantenga derecho, reza nuestro refranero.

¡Víctimas! ¿Qué víctimas? ¿Será verdad que cuando los ricos mueren lo hacen como héroes mientras los pobre bombardeados, represaliados, vendidos como ganado, explotados en la minas, no mueren, desaparecen en un oprobioso silencio?. ¿O acaso no han muerto sencillamente, porque no han vivido?. Llegamos ya tarde: no, no se trata ya de amor o de fraternidad (una de las más bellas invenciones de la hipocresía social).

¡No! Si de verdad buscamos la paz, la paz verdadera, la única que perdura, no puede ser jamás una paz impuesta. Termino ya. Afirmaba LAO-TSÊ que “el valor hace vencedores, la concordia hace invencibles”.

¡Que no nos engañen! Porque siempre dudar valdrá más que estar seguro. ¡¡PAX VOBIS!!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada