No dejes para mañana...

RAFAEL MUDU 
(Psicólogo Sanitario ASNC) 


En un artículo reciente, con motivo del día mundial de la Salud Mental, hablamos sobre esta desde el punto de vista general. Así, que según las reflexiones que compartimos ese día; hoy toca comentar un poco algunos hábitos saludables respecto de nuestra psicología.

Aunque en otros días también dijimos algo de esto, al igual que en la salud física, hay muchas cosas a tener en cuenta. Si todas las personas tenemos básicamente las mismas necesidades físicas, pero también algunas más particulares. Mentalmente pasa lo mismo. Así que hoy compartiremos algunas de estas para aquellos que las quieran asumir como propias y convenientes de trabajar en su día a día.

No tomes tantas fotos. Esto parece incongruente decirlo en los días de los selfies, las cámaras constantes, la monitorización de todo lo que hago durante el día con los wearables, los palitos para autorretrato, etc.

Sin embargo, fruto de mi afición a la fotografía, durante un viaje, me dí cuenta de que estaba más pendiente de hacer las fotos, tener batería y memoria, no dejarme la cámara y el móvil, que de vivir el viaje. ¿De que nos sirve tomar una foto preciosa de nuestro viaje si no disfrutamos de este paisaje?. Cuando luego veamos la foto, meses después, sólo veremos una linda foto, pero no vendrán a nuestra mente las emociones que deberían estar si nos hubiésemos parado a saborear ese paisaje. ¿De que te sirve estar, si no lo vives? ¿De que te sirve el álbum de fotos, si no es un álbum de emociones y recuerdos gratos?

Muévete lo más posible. ¿Pues esto no eran hábitos de salud mental? ¿Lo de moverse no es físico?.
Pues sí, moverse es físico, pero la frase “quien mueve las piernas, mueve el corazón” está incompleta. Lo más realista es “quien mueve las piernas, mueve el corazón y equilibra su emoción”. ¿Acaso seguías pensando que el cuerpo y la mente están separados?

No dejes para mañana… Cuando era pequeño y me decían esto, siempre lo interpretaba como una frase muy exigente. Claro, porque se aplicaba sólo a trabajo y estudio. Pero no veía lo muy razonable que es esta ciudad. ¿Acaso tendrás mañana? ¿Sabes que cada día que pasa aumenta la probabilidad de que sea el último?

Pero claro, esta frase no sólo se refiere al trabajo, sino a tu cuidado personal, a tu alimentación saludable, a salir a correr, a salir con amigos y amigas, a dedicarte unos minutos de tu tiempo para ti, para los que quieres.

Por otro lado también se refiere a la costumbre de llevar cosas pendientes en la cabeza. Nuestro cerebro se siente mucho más cómodo resolviendo que llevando pendientes todo el día. Esto último además de gastar energía inútil, nos produce mucha inquietud y desasosiego, ya que nuestro objetivo es resolverlas.

Claro, me dirás que hay cosas que no se pueden resolver hoy, pero para eso también hay una solución: como dijo el sabio Albert Einstein “no lleves en la cabeza lo que puedas llevar en un papel”. Así podrás dedicar tu cabeza a lo que importa.

Y una cuarta relacionada con las anteriores:

Abandona la multitarea. Con lo tecnológico que dicen que soy mis conocidos, ¿cómo digo esto? Pues por lo mismo que lo anterior. La tecnología es una herramienta, no nuestro director o amo. Eso de hacer tres cosas a la vez, quizá esté bien para cosas sin importancia, pero cuando algo es realmente importante para ti, nuestro cerebro tiene la muy eficaz capacidad de concentración. Es decir, se deshace automáticamente de lo superfluo y se dedica casi en exclusiva a lo importante. Andar disfrutando del paseo, tocar un instrumento y disfrutar de ello, correr sintiendo el aire en la cara.

Así, disfrutarás cuidándote.

¡Anda, ponte con ello! No dejes para mañana...


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada