Las ideas y lo material

EMILIO GÓMEZ
(Periodista - Director)


Una de las lecciones que más me gustó en mis tiempos en el Instituto fue una de filosofía donde nos hablaban de la teoría de un viejo filósofo que distinguía entre el mundo de las ideas, en el que están los valores, los sentimientos ; y el mundo material. Dos mundos distintos que conviven y que están reñidos cada vez más el uno con el otro. El segundo –el material– está invadiendo al otro –el de las ideas– sin que hagamos nada.

Mientras que las ideas son únicas, eternas, inmutables y por supuesto inmateriales, las cosas materiales son fugaces y cambiantes. Hemos vivido una revolución industrial y tecnológica. Sin embargo no se ha producido una revolución moral porque no es mutable. La moral ha perdido su sitio quizás por esto. No importa el método sino el fin en sí mismo. Los hombres hemos dejado de lado nuestra verdad y autenticidad.

Perder los valores es perder las semillas del árbol para crecer. Vemos como la naturaleza es sabia y capaz de producir milagros como la transformación de oruga a mariposa.

Tanta creación en la naturaleza está reñida con la autodestrucción. ¿Cómo puede ser que no sepamos crear el mundo que nos conviene? ¿Realmente somos tan sabios los humanos? Somos seres autodestructivos, inseguros e ignorantes. Las ambiciones desmedidas nos han hecho olvidarnos de nuestra parte natural y auténtica.

Los atentados de París nos vienen a decir otra vez que el hombre sigue peleado consigo mismo. Somos perro y gato en un mismo ser. Estamos sumidos en un caos que nos hacen poner en peligro todos los reinos naturales (vegetal, animal o mineral). Se habla ya de posibles ataques con armas químicas que pueden poner en peligro nuestra existencia.

Hemos creado monstruos, no hay semillas. Recuperar los valores y los sentimientos sería recuperar al ser humano verdadero sin más posesión que la de uno mismo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada