La voluntad y el error

EMILIO GÓMEZ
(Periodista - Director)


Todos estamos siempre instalados en un continuo renacimiento. Nos proponemos cosas que muchas no cumplimos. Entre las más comunes está el dedicarle más tiempo a los nuestros, quitarnos de esto, de los otro, salir a correr o ir al gimnasio. Normalmente son tantos propósitos que no los cumplimos en su totalidad y no lo hacemos porque no somos perfectos. En la vida nos arrepentimos de tantas cosas que no vemos las oportunidades que se nos ofrecen.

Somos personas de verdad y no máquinas. Tenemos que tomar decisiones sobre situaciones que aparecen y que no estaban muchas programadas. Con nuestros aciertos y errores vamos haciéndonos. En el fondo, la vida no es sólo tener sueños imposibles y hacerlos realidad sino aprender a apreciar las pequeñas cosas.

Muchas veces nos lamentamos de haber fallado martirizándonos si lo hubiéramos sabido o no la hubiéramos pifiado en tal o cual ocasión. Nunca podríamos estar seguros de que ese cambio hubiera sido para mejor. Somos personas de carne y hueso donde está dentro de nuestro código equivocarnos o no. A veces para aprender hay que pasar por ese dolor de una equivocación. En la vida no son malos los errores siempre que la voluntad sea buena. No hay mejor herramienta en la vida que la voluntad de ser mejores, de cambiar lo que no nos gusta de nosotros o nuestras acciones. La perseverancia en las cosas en las que nos hace resurgir. Uno tiene que mirarse así mismo para ser más fuerte aunque a veces es mejor mirar y pensar en los demás para descubrir tantas cosas. En esta sociedad hay una tendencia a mirarnos demasiado. Muchas veces llena más hacer las cosas como vienen con el único análisis de que son buenas para nosotros y los demás.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada