La calle Real en 1926

EMILIO GÓMEZ 
POZOBLANCO


El sombrero era el complemento que nadie olvidaba en los años 20 del siglo pasado. /ARTURO LUNA
º
La foto es de la calle Real de Pozoblanco al parecer de 1926. Han pasado tantos años que no solo cambian las calles y los edificios sino la manera de vivir de la gente. Hoy vemos como las calles se llenan de gente haciendo running con mallas y camisetas naranjas chillonas.

Impensable hace casi 90 años donde el sombrero era el complemento que nadie olvidaba pues ha acompañado al caballero durante más de 900 años. El sombrero de hombre tenía una función social. Dependiendo del tipo de sombrero que se usara se sabía el estatus social. Hoy esta prenda forma parte del pasado pues casi nadie lo usa. Antes quien no tenía sombrero era un ‘pelao’.

En la foto vemos como todo son hombres. Antes la gente se iba a la puerta del Ayuntamiento a buscar trabajo. Allí iban para que los contrataran. Por allí llegaban los empresarios de antes para contratar a obreros para trabajar en el campo. Esto fue una costumbre que se alargó hasta los años 60.

Se usaba el traje, camisas blancas y zapatos. Evidentemente todavía no había zapatillas. Vemos cómo los ventanales del Ayuntamiento de Pozoblanco se conservan como en la actualidad (lo que es la parte del Ayuntamiento antiguo). Fue construido en 1892.

Se puede divisar que en la esquina con la calle Jesús está la tienda de Ultramarinos de los hermanos Aparicio según nos comenta Arturo Luna que ha hecho la captura de esta imagen perteneciente al trabajo que se hizo para recuperar la película de La Salchi en 1987.

Tan importante es respetar los lugares que siempre han estado y han sido ocupados por otros como mantenerse fiel a la sinceridad de las viejas fotografía que muestran otro modo de vida, de costumbres y de ser. Antes, la puerta de los Ayuntamientos eran lugares donde se contaban historias y donde se buscaba trabajo y aventuras. La foto también nos muestra la levedad del ser. Los pueblos son de la gente que los habita y de los lugares que los conforman. Se van las personas y quedan los mismos sitios.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada