En las redes

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


Las redes sociales están muy de moda, especialmente entre los adolescentes. Viven pegados al móvil y hablan más con la pantalla que con sus padres. Los pulgares no les dan abasto para estar continuamente en contacto con sus amigos.

El caso es que las redes sociales forman parte de nuestra vida, o al menos de nuestro entorno cercano, y ayudan mucho a mantenernos informados de lo que pasa a nuestro alrededor e incluso de poder mantener la relación con amigos y familiares que están lejos. Y esto es algo fantástico. Sin embargo,hay algunos que van más allá, que cruzan la línea y se convierten en adictos.

La adicción se da sobre todo en adolescentes que no pueden evitar estar continuamente revisando su muro de Facebook o mirando las notificaciones en Twitter. Esto puede apartarlos de los hábitos de estudio y de hacer que pierdan la concentración en clase.

Así que atención, adolescentes y jóvenes obsesionados con las redes sociales. Existen comportamientos que te delatan como adicto a estas nuevas tecnologías.

1.- Cuentas todo lo que haces a través de las redes sociales. Desde que te levantas hasta que te acuestas. Si te has quedado sin chocolate en casa, lo cuentas. Si vas a la esquina a comprarlo, lo cuentas. Si después de comértelo te ha salido un grano en la frente, también lo cuentas. Sabes que a nadie le importa realmente, pero no puedes remediarlo.

2.- Cuando vas a un restaurante y te ponen el plato de comida, en lugar de comértelo antes de que se enfríe, sacas primero fotografías para subirlas a Instagram. Porque, que más da que te comas un delicioso plato ya frío si has conseguido que a 87 personas le guste tu foto y sepan que has estado comiendo en un restaurante.

3.- Cada vez que entras al baño tienes que hacerte una fotografía poniendo «morritos» ante el espejo. Todo lo demás puede esperar.

4.- El selfie es tu modo de vida y no sabes como has sobrevivido hasta ahora sin este tipo de foto.

5.- El pitido de tu móvil cuando te llega una notificación de cualquier red social te proporciona un placer indescriptible.

6.- Si no has conseguido un mínimo de 302 Me Gusta, ese día no ha tenido sentido para ti.

7.- Tener más de 3.000 amigos en Facebook no te basta, por eso añades a cualquiera que te aparezca como sugerido. De hecho, tu meta en la vida es llegar al millón antes de morir.

8.- Te haces selfies mientras duermes y, sonámbulo, las subes a tus redes. A la mañana siguiente no sabes como han aparecido 105 fotos nuevas en tus perfiles, pero te encanta.

¿Reúnes estos requisitos? Si es así, eres un adicto a las redes sociales. Ve a que te mire un médico ya.

Las redes sociales son estupendas para informar, estar informado y mantener el contacto con tus seres queridos. También para divertirte, que nunca está de más. Pero que no sirvan para apartarte de las personas que realmente están a tu lado físicamente y no de forma digital. Y que tampoco te quiten tiempo de estudio o de estar con tu familia. No caigas en la red.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada